OPINIÓN| El gobierno del Miedo

No tiene otro nombre. Lo que ha instaurado el Presidente de la Liga de Fútbol Profesional es un gobierno del Miedo. Típico de los ideales jacobinos en la Revolución Francesa. Un despotismo ilustrado digno del mayor rey absolutista. El presidente Sol es Javier Tebas. Como una mafia que o conmigo o contra mí, y si eso te lo dice el presidente de La Liga que tu disputas, de la que tu vives, que la que tu comes, lo lógico es que te lo pienses.

tebas2Ante esta tesitura, lo mínimo  es condenarlo. Piénsenlo. Un presidente de la LFP que tiene la potestad de poner los horarios de los partidos y negociar con las televisiones cual será el horario del partido en abierto y del “partidazo”, y aparte, teniendo que jugar algunos equipos un viernes a las 20:45 de la noche, un sábado a las 13h del mediodía o a las cinco de la tarde en el mes de septiembre en ciudades como Sevilla, Málaga o Valencia, donde las temperaturas no bajan de los 33º. Pero la cosa no acaba ahí. Ahora resulta que si se ven por televisión partes de la grada que estén vacías, sancionan al club local. Un viernes por la tarde o en jornadas intersemanales donde un partido acaba cerca de la madrugada y Tebas pretende que el campo esté lleno. Si esto no es una medida recaudatoria digna de la Guardia Civil que baje Dios y lo vea. Así pasa lo que pasa. Que el pasado fin de semana, a las doce del mediodía el Sevilla se vio obligado a abrir solo la grada de fondo, la que se veía por televisión para el partido de su filial, grada que estaba a pleno sol mientras que en Preferencia, cerrada, daba la sombra.

Luego viene el tema de los árbitros. Ahora resulta que si te quejas de un mal arbitraje, te sancionan y te multan con hasta 2.000 €. Pensadlo. Si yo fuera presidente del comité de árbitros y supiera que podría recaudar 1500€ cada vez que me diera la gana, arbitraría siempre mal para provocar la bronca de entrenadores, jugadores y presidentes y proponer la consiguiente sanción. ¿Ustedes no? Lo dicho: Una mafia absoluta. Rastrera, creedera de ser dueña del fútbol. Dueña de los estadios, clubes, derechos televisivos y de la opinión de aficionados y protagonistas. Y eso tiene un nombre. Un nombre del que en España sabemos mucho y que hemos tenido que soportar, no yo, pero si mis abuelos durante casi 40 años. Y como por suerte ya lo hemos pasado y la democracia y las libertades se instauraron, llamo a las cosas por su nombre: Dictadura. No me da miedo decirlo. La de verdad, la cruda, ya es parte de la Historia y con su muerte, murieron muchas de las cosas que Tebas pretende resucitar.

Y para colmo de males, a Tebas le va el rock & roll. Desde hacía varios días se sabía que Tebas, para volver a presentarse a las elecciones de Presidente de la LFP tenía que dimitir antes, pues él, en lugar de tuitear su dimisión y dicho motivo para no levantar suspicacias, solo hizo lo primero, sin más razón que provocar la falsa alegría del desinformado personal que pensaba que Tebas por fin se marchaba. Pues no. Resulta que a Tebas también le gusta “trolear”.

Pues le digo una cosa, Javier Tebas, espero de todo corazón que pierda las elecciones. Se que no va a pasar, porque el chiringuito que tiene usted montado es difícil que se caiga. No por interés de clubes, si no por miedo. Miedo a que los clubes pierdan dinero en derechos televisivos con los que usted saca pecho. El dinero hoy día lo es todo. De China, de Dubai o de donde venga. Poderoso caballero que presenta candidatura con usted. Ojalá los equipos se revelen, porque están entre la espada y la pared. La espada es su régimen dictatorial, señor Tebas, y la pared es la afición. Cada vez más cansada, hastía y harta de tener que ir al fútbol a horas impropias de la práctica, de pagar abonos carísimos y luego ver que su equipo es retransmitido día sí y día también por televisión. A ver que hacen los equipos. A ver a quién votan. Entusiasmado estoy.

Deja un comentario