CRÓNICA| Iberostar Tenerife 96 – 74 Real Betis Energía Plus: Un estilo imposible

Alejandro González/ octubre 9, 2016/ En portada, Real Betis Energía Plus/ 0 comments

Segunda derrota de la temporada del Real Betis Energía Plus en casa del Iberostar Tenerife.

138535_81_151446_81Derrota dolorosa de los de Zan Tabak en el insular Santiago Martín ante Iberostar Tenerife con un Davin White estelar, que anotó 28 puntos con un 60% en tiros de campo y un 83% en triples, anotación que levantó las verguenzas del Real Betis en defensa, que solo pudo aguantar la primera parte, hasta que se agotaron las individualidades. Para colmo, el partido no empezó con buen pie, pues Niko Radicevic se lesionó a los 30 segundos de partido y no se le volvió a ver por el parqué, a la espera de diagnóstico médico. Kenny Chery y Nachbar tuvieron a los verdiblancos en el partido hasta el punto de ir ganando al final del 1er cuarto 22-24.

En el segundo cuarto todo cambió. Iberostar Tenerife se dio un lavado de cara y empezó a enchufar triples en manos de White y San Miguel, que anotó todo lo que tiró desde el triple. El Betis se quedó en los 19 puntos en el cuarto y Tenerife alcanzó los 25, por lo que al descanso ya se barruntaba la segunda parte tras el 47-43 al segundo cuarto.

En la segunda parte, Nachbar y Cherry empezaron a dejar de tener peso en el partido, que manejó White a la perfección. Marcando los tiempos y el ritmo, anotando facil y con ayuda de Grigonis que se fue a los 12 de anotación. San Miguel seguía a lo suyo para que Iberostar Tenerife se fuera a los 71 puntos tras el 3er cuarto. El Real Betis se quedó en los 62, muy dolido tras un parcial de 8-0 nada más empezar el cuarto.

Al último cuarto no se llegó con emoción ninguna, salvo por un pequeño desliz de los locales que hizo que los de Tabak se pusieron a 9 puntos a falta de tres minutos depués de ir perdiendo por 15. Aunque solo fue un espejismo, pues los canarios volvieron a remontar el vuelo hasta irse a los +22 finales.

Mala imagen del Betis que se jugó demasiado el partido a la individualidad y a anotar más que el resto, y si encima no se defiende, es misión imposible.

Deja un comentario