CRÓNICA| Osasuna 1-2 Real Betis: ¡Viva San Felipe!

Victoria sufrida del Real Betis ante un correoso Osasuna que empató a la vuelta del descanso el gol de Joaquín. Felipe Gutiérrez, con un golazo de falta desde 32 metros, le da los tres puntos a los verdiblancos y más oxígeno a Poyet.

Decía Hannibal de “El equipo A” que le “encantaban cuando los planes salían bien”, y esta noche Poyet puede decir lo mismo. Se lleva los tres puntos de un estadio donde no lo hacía desde hace 8 años y además, con una revolución en la plantilla en la que el equipo no ha echado de menos a Rubén Castro, que solo ha disputado los últimos 10 minutos de partido.  Petros y Jonas Martin han sido dueños y señores del centro del campo, Cejudo ha vuelto a demostrar porqué los entrenadores confían tanto en él y Joaquín está poco a poco siendo indispensable para el equipo por su libertad de movimientos y decisiones, casi siempre, acertadas.

cvugmkkw8aacbdhPrimera parte muy completa del Real Betis. Le costó entrar en el partido como es habitual, permitiendo dos llegadas de Osasuna a las primeras de cambio, aunque sin demasiado peligro, pero los de Pamplona llevaban dos corners a favor en apenas 6 minutos. Pero el Betis demostró desde pronto ser otra cosa que en jornadas anteriores. Con Petros y Jonas Martin dueños del mediocampo, los de Poyet mostraron mucho dinamismo de tres cuartos en adelante, donde en tres o cuatro pases ya estaban en el área rojilla. En una de esas salidas desde atrás superando la primera línea de presión local, un pase magistral de Petros con la cuchara a espaldas de la defensa, lo aprovecha Joaquín para rematar de primera con la puntera de la bota y aprovechar la salida en falso de Nauzet haciendo el 0-1. La libertad de Joaquín en la mediapunta, el trabajo defensivo de Cejudo y la basculación ataque-defensa de Jonas, Petros y Felipe estaba dando sus frutos, además, el movimiento entre defensas de Sanabria ayudaba a la formación de espacios. Con el gol, el Betis poco a poco fue concediendo terreno y Osasuna empezó a presionar más alto. En esa tesitura, algunas llegadas de los rojillos que pusieron en apuros a Mandi y Pezzella, que cuajaron su mejor actuación de los últimos partidos. La más clara, un remate de falta indirecta que Felipe Gutiérrez saca bajo palos con esa parte del cuerpo que tanto se le pide a los jugadores verdiblancos. Ésta vez que no sea.

En la segunda parte, todo cambió demasiado pronto. Osasuna empató tras una buena jugada de Sergio León por banda izquierda en la que Piccini no creó oposición y su disparo se va fuerte al palo y el rebote le cae en los pies a Roberto Torres que solo tiene que disparar para ganar. Desde ahí llegaron los mejores momentos de Osasuna y cuando peor lo pasó el Betis, que apenas le duró el balón y sufrió para doblegar las embestidas de los rojillos que se vinieron muy arriba. Por suerte, los locales comenzaron a pensar en el empate cuando un buen pase entre líneas de Piccini deja a Joaquín solo ante Nauzet, el gaditano lo recorta pero llega muy forzado y con mal ángulo y no acierta a puerta. El partido desde ese momento empezó a igualarse y volverse bronco por momentos. Muchas faltas seguidas de Osasuna que empezó a cargarse de tarjetas, El Sadar empezó a pitar absolutamente todo, aupado por las continuas quejas de los jugadores ante unos béticos que supieron amansar a las fieras tocando la pelota e intentando llegar al área con juego y distribución desde el centro del campo, que tuvo tras el empate su primer cambio, pues Jonas Martin cumplió su cuota de minutos tras la lesión y dejó sitio a Brasanac. El reloj del marcador corrió rápido por la excesiva intensidad del partido, hasta tal punto que en el 85, Brasanac corta una contra de Riviere agarrándolo por la camiseta y éste se revuelve y le da una patada en el costado al serbio mientras caía al suelo. Fue expulsado y Osasuna jugó con uno menos desde ese momento. El Betis dio un paso al frente, teniendo dos buenas ocasiones por disparos de Sanaria y un cabezazo de Mandi que Nauzet paró abajo. Poyet dio paso entonces a Rubén Castro y Álex Alegría para dar oxígeno a la delantera ante el poco físico que quedaba en los locales. Hasta que rondando el 90, una falta sobre Alegría a unos 30 metros de la portería, Felipe Gutiérrez, al más puro estilo Roberto Carlos, se inventa un trayazo a baja altura y con mucho efecto que se la traga Nauzet. El chileno se estrenaba con el Betis y de que forma, dándole unos 3 puntos importantísimos y merecidos por lo puesto sobre el campo. Además, continua la bendición de victoria segura cada vez que marca Joaquín. El Betis con la victoria dormirá más tranquilo y relajado después del huracán de la semana y verá los partidos de mañana desde la 11ª posición.

Deja un comentario