Poyet: «Tenemos que ser más positivos y estar más unidos»

Gustavo Poyet se ha puesto este martes ante los micrófonos de Radio Betis. El técnico uruguayo ha contestado múltiples cuestiones acerca de la actualidad del conjunto verdiblanco.

Rueda de prensa tras el partido contra el CA Osasuna: «Me llama la atención que se hable tanto de la reacción. Evidentemente, lo tenía muy claro, fue una cosa muy natural en mí por mi forma de ser. Todos los béticos y los que no lo son quieren vivir una vida ordenada, de respeto y educación. El fútbol tiene que ser un pasión que está ahí y nos hace a todos, a mí el que más, perder un poco los papeles, pero siempre dentro de un orden. No por cuatro o cinco que se pasan un poco de la raya vamos a pensar que estaba hablando de todos los béticos que están en el Villamarín. Si hubiera sido así lo habría dicho. Soy honesto, no voy a decir una cosa por otra. Cuando he dicho las cosas lo he hecho con claridad, no había segundas intenciones. Necesito unión, soy de una generación y vengo de un país donde la unión hace la fuerza. Somos tres millones de habitantes y luchamos contra Brasil que tiene más ochenta. Necesitamos estar unidos para sacar lo mejor de nosotros, aquí no es diferente. Mi mensaje era que tratar de erradicar a esos cuatro o cinco que no nos representan a ninguno a través de la educación. Después lamentablemente son los que hacen más ruido y a los que gente de otros lados lee o escucha. Eso hace que se lleven una mala de imagen de toso nosotros que somos así. Sigo diciendo que una de las cosas que más bonitas me pasó en mi carrera fue jugar aquí en el Benito Villamarín».

La afición del Real Betis cuando visitaba el Villamarín como futbolista: «Era un espectáculo. La gente no se da cuenta, pero hay un ambiente que crea fútbol. Es un lugar hermoso para jugar un partido, sabes que la afición va a estar ahí y que el rival lo va a tener complicado porque el equipo se va a encontrar cómodo. No queremos que pase lo del año pasado, nos costó ganar mucho de local. Una de mis metas es ganar lo máximo posible en el Villamarín estando juntos y a través de la unión, pero hay veces que esto se olvida ya la gente se expresa a través de lo que dice otra gente».

La unión con la afición, clave: «Soy honesto, cuando me preguntaron después del partido contra el Deportivo de La Coruña si estaba de acuerdo con la afición y dije que no lo hice porque soy honesto, no quería ser falso. No lo entendí porque recién empezaba. Con el paso de los partidos empiezas a aprender lo que pasó en los últimos años. Después del partido contra el Real Madrid nos merecimos lo que nos merecimos y ahí no dije ni una sola palabra. Todos estábamos entusiasmados de poder hacer algo importante y fue bastante malo. Tienes que tragar, queremos dos victorias seguidas y dar un paso al frente, sentir que la gente mira la tabla y estamos dos puntos del séptimo y no a tres del decimoctavo. Para eso necesitamos ganar y estar juntos, tenemos que acostumbrarnos a ganar y que el Villamarín sea un lugar espectacular para nosotros, no que dependamos de ganar como visitante. Ese es el mensaje. Si jugamos mal, somos un desastre y la gente quiere pitar y está en desacuerdo me parece natural, también lo haría yo como aficionado en Uruguay. A partir de ahí tenemos que estar juntos. Nunca quiero pedirle a la afición porque creo que le debemos mucho y porque todavía no le hemos dado nada aparte de haber ganado en Valencia, pero es la primera vez que pido que todos vayamos juntos. No pudimos gana el derbi y el partido ante el Real Madrid fue muy malo, tendremos que reajustar muchas cosas ante los grandes. Esto es nuevo y como tal me gustaría que lo tomaran y confiaran en nosotros. Si algo hacemos es partirnos la cara todo el día y pelear todo lo que haga falta para poner al Betis donde todos queremos que esté. Tratamos de buscar seso, seguramente habrá un día malo en la temporada porque hasta los grandes lo tienen, pero tenemos que ser más positivos y estar más unidos».

Optimismo desde la pretemporada: «En pretemporada el juego daba cosas para ser optimistas. Hubo partidos en los que hablaba con el Tano de lo bien que habíamos estado. Comentábamos que la organización que teníamos y que a los rivales les resultaba difícil llegar a nuestra portería, que los porteros no tenían que atajar y no había peligro. Luego en algunos partidos estuvimos mejor que en otros con la pelota, pero jugamos contra grandes equipos que lo están haciendo muy bien en sus campeonatos. Hicimos cosas que teníamos la sensación de que iban a producirse, pero por diferentes razones no pasaron en los primeros partidos. Luego me entusiasmé con los partidos contra el Valencia, el Sevilla y el Málaga. Después pasó lo que pasó contra Real Sociedad y Real Madrid y acabamos decepcionados. No tengo una explicación, me gustaría tenerla. Analicé los partidos individualmente y por eso tomé decisiones que son muy complicadas pero que afortunadamente las puedo tomar yo. Algunos dirán por otro lado que por qué siempre tiene que tomar las decisiones Gustavo Poyet, pero por eso soy entrenador, porque me gusta tomar decisiones. Algunas son difíciles y no muy populares, pero tengo que buscar el beneficio del equipo y ganar. No todos los jugadores pueden jugar pase lo que pase, eso no es verdad en el fútbol y luego vamos a estar peor. Dentro del orden que comentaba tengo que buscar el lugar a los jugadores que nos van a dar más alegrías de lo que nos pueden quitar».

Rubén Castro: «Junto a la decisión que tomé en la final de la copa inglesa de dejar a Altidore, fue la más difícil que tomé en mi carrera deportiva. La tomé basándome en lo que yo esperaba de un partido. Jugué como zaragocista en Pamplona, sé lo que se necesitaba en un partido así y lo que podía pasar. La tomé buscando únicamente los tres puntos, tratando de asilar los pensamientos míos como futbolista y de cómo es Rubén Castro. Él es lo que es y eso no se lo va quitar nadie. Tuve que tomar esa decisión sacando los cuatro goles que había marcado y lo que nos dio, tratando de perder de vista el objetivo que era ganar el partido. Fue una decisión sumamente jodida de tomar, pero siempre pensando en el beneficio del equipo. A partir de ahí tenemos que trabajar. Me encantan las semanas largas, esta es la más bonita para mí porque me da la posibilidad de ubicarlo, ver en qué formato y condiciones podemos tener en el campo a Rubén. Ahora queda una semana para trabajar y en base a lo bien que salió en El Sadar, hay que meter a Rubén Castro. Hay que trabajar en la solución entre todos los jugadores, nosotros los técnicos y el propio jugador para que vuelva a aportarnos. Para eso necesitas entrenar, probar, convencerte y que se convenzan todos. Estamos buscando esa solución que por distintas razones no estaba funcionando, que nadie piense que va a ser en la izquierda. Tengo plena confianza y lo hablé con todos, soy una persona que me gusta que el jugador tenga una opinión aunque eso no signifique que vaya a tomar una decisión. A partir de ahí tengo la libertad y el convencimiento para tomar las decisiones que tengo que tomar. Cuando estábamos jugando con Álex, Joaquín y Rubén hablé con ellos y estábamos todos convencidos, no se trata de que soy un caprichoso y obligo a jugar a los jugadores en el sitio que no quieren. Sabemos que Rubén quiere jugar en el medio, por eso el año pasado se pegó tantos partidos solo en esa zona. Rubén tiene que jugar con otro, solo arriba puede hacerlo con unos jugadores detrás con unas características determinadas que le puedan ayudar a hacer mejor su trabajo. Tiene que tener por detrás unos jugadores con una función my específica y que yo hasta este momento no vi para poder hacerlo. Cuando lo encuentre va a ser muy fácil y Rubén va a estar en el campo, espero que sea esta semana. Es un jugador muy importante, no quiero pasar todas las semanas con la decisión el jueves y el viernes de si juega o no. Quiero estar tranquilo y convencido de que lo que estamos haciendo es en beneficio del equipo. Después son los partidos los que dictan sentencia. Yo estiré mi carrera hasta una cierta edad y luego decidí retirarme porque no estaba jugando. Podía echarle la culpa al técnico, pero el que no jugaba era yo. Rubén está muy bien físicamente, nos puede dar un rendimiento espectacular con sus goles y encontrar su sitio, que lo estamos encontrando. Trato de ser positivo sin ser tonto y ver que estamos a dos puntos del séptimo. Me gustaría mirar para arriba, pero obviamente cuando pasan cosas malas te ves obligado a mirar hacia abajo. La temporada pasada Rubén marcó diecinueve goles y el segundo máximo goleador fue un defensa. Este año ya tenemos, por ejemplo, a Joaquín con tres goles y a Álex Alegría con dos. Si tenemos la posibilidad de que Rubén marque los mismos más los que van a marcar los demás, habrá más puntos y una mejor situación. Eso también es cuestión de asumir responsabilidades que no estaban, me da un plus para saber que hay cosas que van a mejor, pero para que eso ocurra tenemos que encontrar un balance defensivo. Lo estábamos trabajando».

Partido en Pamplona: «Quedé muy contento porque la idea nuestra era jugar el partido de esa manera. Sabíamos que los primeros minutos iban a ser duros porque el rival era Osasuna y venía de ganar el partido anterior. Necesitábamos tener una cantidad de jugadores que entendieran lo que debíamos dar con el balón y creamos eso con Joaquín. Fue importante lo de tener el balón porque lo estábamos teniendo cuando marcamos el gol, que no fue casualidad sino fruto de que los jugadores empezaban a sentirse cómodos. Luego hubo un bajón por el hecho humano de que te tiran tres saques de esquina y la gente mete presión. El equipo va ganando, tiene que hacerlo. Eso lo siente y trata de amarrar. En el segundo tiempo pasó lo lógico después de que ellos empatasen, tuvimos una situación de agobio hasta que volvimos a tener el balón, que fue cuando nos entusiasmamos y fuimos decididamente a ganar el partido. Podía haber hecho los cambios antes, pero justo cando los iba a hacer Sanabria tuvo varias oportunidades y quería que se encontrase con el gol. Los cambios se hicieron tarde, pero fue porque estábamos buscando una victoria que se logró justamente. El sentimiento del vestuario al terminar el partido reflejó lo que el equipo quería brinda, por ejemplo, de la manera que se recibió a Felipe. Esas cosas nos unen y con esa imagen me fui a las a de prensa. Espero que esos minutos que son de presión del equipo local por unión con la grada los sufra el Espanyol el domingo».

Equipo en construcción: «No me gusta poner excusas. Cuando uno habla mucho de que somos nuevos puede sonar a excusa, por eso trato de tragarme esas palabras. Me cuesta porque me gustaría decirlo todo el rato, pero es algo que está ahí aunque nos olvidemos rápidamente porque el tiempo pasa. Llevamos 9 partidos tan solo y parece que ya hemos pasado de todo».

Fichaje por el Real Betis: «Cuando me viene la llamada para reunirme con la gente del Betis, Taricco, mi segundo entrenador, me pregunta, ya que al no haber jugado aquí y vivir lo que viví yo no conocía de verdad al Betis. Mi respuesta fue que sí, se creó un silencio porque él estaba esperando que le diera un por qué. Era evidente que no tenía que explicarle los motivos, le dije que no se imaginaba lo que era jugar aquí, lo que podíamos lograr. Al escucharme con tanto entusiasmo, me dijo que sí. Ese era mi sentimiento y lo viví contra el Málaga, ese día hubo momentos en los que el equipo sabía que tenía que ganar como fuera y la gente se partió la cabeza con ese empuje de la grada. Eso se siente, no hay cosas más bonita. No quiero que eso se pierda, tenemos algo que no tiene el resto. Si logramos que esa unión se cree aquí todos los partidos, los rivales lo van a pasar muy mal. El domingo no debería ser una excepción».

Seguridad en sus decisiones: «Lo más importante para mí es que cuando tomo la decisión estoy tranquilo conmigo mismo. Las decisiones se toman en beneficio del equipo y del Club, lo único que estábamos buscando todos era ganar, algo que no es fácil. Si lo fuera, cualquiera sería entrenador. Estas decisiones son complicadas, para eso tengo que estar convencido. El convencimiento primero te lo dan los jugadores en los partidos y lo que vemos durante la semana en los entrenamientos y que crees que puede funcionar. A partir de ahí tienes que tomar decisiones».

RCD Espanyol: «Los vídeos del Espanyol ya están vistos y analizados. Es un equipo que ha cambiado bastante el sistema de juego, su entrenador está buscando la fórmula que más le gusta. En eso nos parecemos un poco, luego el tema de los resultados influyen a la hora de sacar una cosa u otra. Me llamó la atención que el otro día el capitán de ellos ya estaba hablando del partido de este domingo minutos después de que acabasen de jugar contra el Eibar. Quedaban más de siete días y ya estaban pensando en este partido. Es muy importante también para ellos, tenemos que hacer un partido de primer nivel y que los tres puntos se queden en casa».

Fuente: Real Betis

Deja un comentario