Gustavo Poyet: “Fue una semana larga y los jugadores quieren jugar”

Atendía Gustavo Poyet, como cada viernes, a los medios en la Ciudad Deportiva Luis del Sol. Semana de sensaciones positivas, como no puede ser de otra forma tras la victoria en el difícil campo de El Sadar, aunque admitía el Uruguayo que no es persona de sensaciones: “Las sensaciones no sirven, lo que sirve es trabajar. Tenemos la opción de refrendar una victoria con otra. Queremos jugar, fue una semana larga y los jugadores quieren jugar. Estamos listos para jugar.”

Uno de los temas candentes de la semana pasada fue la suplencia de Rubén Castro. Sobre si tiene opciones de ser titular o no le preguntaron y así respondía Poyet: “Tiene las mismas opciones que tiene siempre. Llevo varias semanas tratando de decir que hay muchas razones y por qué uno toma una razón o no y no lo podemos explicar antes del partido a todo el mundo. Fue muy complicado no alinear a Rubén. Por el partido que era yo creí oportuno que no jugara. Al terminar el primer tiempo, entre comillas tampoco me equivoqué. Yo me analizo primero yo y hay veces que me equivoco yo y todo sale mal y hay veces que aciertas. Yo elijo a los que pienso que pueden estar y tiene muchas posibilidades de estar. No me gusta pensar con tanto tiempo porque por experiencia debes esperar hasta el día del partido por si el doctor te dice que hay una gripe o algo parecido.”

Una de las posibles variantes es colocar a dos delanteros, como son Rubén Castro y Sanabria, los dos ocupando la punta de lanza, sobre esta posibilidad también se ha referido el mister bético: “Nosotros durante todos estos meses hemos entrenado mucho eso de jugar con dos delanteros. Hemos buscado las formas de ver con qué jugadores y no tanto con qué sistema, se podía dar la situación de encontrar un buen balance. Atacar y ser agresivo. El fútbol pasa mucho de sensaciones. Uno pasa 10 minutos en Osasuna donde el equipo está raro y otros 10 donde el jugador está cómodo y quizá de fuera se ve que el equipo solamente se la pasa entre ellos. Ese balance lo veía más complicado pero hemos seguido trabajando y ahora mucho mejor. Con trabajo se mejora. El ideal sería ese, cuando tienes jugadores como Rubén hay que encontrarle la forma y el lugar para que esté en el campo.”

¿Ha habido charla para informar a Rubén Castro del por qué de su suplencia? Una respuesta un tanto ambigua del mister: “Actúo mucho por instinto. Hay muchos jugadores con el que uno debe hablar y otros que no y eso lo manejo con mis instintos. Una de las frases hechas en el fútbol que no comparto es que se es un buen entrenador porque trata a todos por igual. Eso es un verso enorme. Oportunidades si, tener las mismas opciones sí. Pero luego dentro de un vestuario no puedes tratar a todos de la misma forma por formas de ser, etc.”

Uno de los temas con los que más azotan a Gustavo Poyet es el juego. Hay que mejorarlo y lo sabe de sobra, pero con variantes. Esto nos contaba: “No tengo dudas, lo que pasa que no me puedo parar en la búsqueda de mejorar, porque si te paras pierdes tiempo. De la misma manera que no puedo dejar de ganar. Sé la importancia que tiene para un jugador de sentirse cómodo. Quiero ver que en un partido se empiecen a ver cosas aunque sean mínimas constantemente, y que las que ya habían se queden ahí. Debes tener opciones y más en un plantel grande de dar opciones a otros que quizá lo hagan mejor. Es elegir los jugadores que se adapten para el balance. Soy muy realista, hay técnicos que tienen una cantidad de tiempo y otros que tenemos menos y que tienes que buscar cosas a la vez que ganas.”

Conexión entrenador-grada. A Gustavo no le preocupa tanto como que la haya entre el equipo y la grada. ¿Tiene ganas de que la grada le aplauda?: “A mi no, quiero que aplaudan a los jugadores que son los protagonistas. Hay mucha gente que dice, el fútbol sin fans, árbitros, entrenadores…sin jugadores no se puede jugar al fútbol. Yo quiero que el protagonismo sea de ellos, que se lo ganen y los tengo que ayudar. Me fui del partido de Málaga entusiasmado por el ambiente y por ese extra jugador que lleva al equipo a otro nivel. He estado en campos donde no podías hablar con el compañero. Cuando no hay esa presión el equipo rival se aprovecha. Tenemos que dar algo y de esa forma perdir un poco. Hay momentos de la temporada que marcan y este puede marcar para reforzar. Por eso esta semana pedí, siento tenía que pedir a la afición que estén con el equipo. Sé que le vienen pidiendo hace muchos años, yo llevo 3 meses. Me parece que es un momento de pedir más unión y sobre todo que ayuden a jugar.”

No podía faltar la pregunta “off-topic”, en este caso referida a la sanción que la Federación ha impuesto al Valencia por el botellazo a los jugadores del Barcelona: “Es muy complicado opinar. Lo peor que podemos hacer en el fútbol es ponernos unos de un lado y otros de otros. A mi me gusta el fútbol como está, que me digan que no puedo gritar un gol efusivamente, o de cierta manera…la imagen que tengo es de la NBA, del jugador que se pasa y que no respeta a nadie y toman la decisión de sacarlo. Es un tema de educación de los dos lados, por parte de la gente y el jugador. No sé qué va primero porque es evidente que el jugador es el más señalado, pero es un tema de educación, de saber que esto es un deporte. Nosotros también jugamos en Valencia y ganamos en el último minuto, pero lo que le pueden decir a un jugador del Betis…me imagino todo lo que le pudieron decir a Neymar.”

Turno para hablar de los dos renqueantes de la semana, Donk y Durmisi. ¿Descartados?: “Descartado no pero justos. Tenemos que esperar a mañana.”

Analizando al Espanyol, Gustavo Poyet veía opciones: “Es un equipo claro de Quique. Viene manejando ese sistema hace años y lo hace de forma fenomenal. Evidentemente resultados y demás lo hacen estar mejor o peor. También es un partido importante para ellos. Me sorprendería que cambiara y como tal, esperemos que se dé el partido. Tenemos que tener mucho cuidado porque hay cosas que hacen muy bien, saber atacar sus puntos débiles. Lo principal pasa por elegir bien, que esas cosas que podemos dañar la tengamos bien preparadas durante la semana.”

Cuestionado sobre la polémica en redes sociales, vímos a un Poyet tranquilo: “No tengo Twitter. Como les comenté, cuando era joven compraba todo, recortaba fotos, me calentaba cuando me ponían un cero en el Marca…luego llegas a una edad en la que eso queda de lado. Intento mantenerme, sin estar desinformado, bastante alejado de todo eso. Como jugador de fútbol nunca convencí al 100%. Como entrenador tuve momentos en los que era muy fácil convencer al mundo y en los que no. Sólo me queda seguir trabajando. Si te preocupas por eso y no trabajas…estás perdido”.

Deja un comentario