1/11/2005: Cuando ganamos a los mejores

Hoy hace once años, pero el recuerdo sigue intacto. El Real Betis Balompié hizo el mejor partido que se recuerda de su historia reciente ante el todopoderoso Chelsea de José Mourinho. ¿Se podrá repetir alguna vez aquella hazaña? Tras haber vuelto a ver el partido recientemente, aquí desvelo algunas claves que nos dieron aquella victoria por 1-0.

1)      CABEZA

Este es uno de los factores más importantes en cualquier partido. Hay que creer que se puede, no amedrentarse ante nadie, ya sea el Chelsea, el Real Madrid, el Barcelona o el Sevilla. Nosotros somos también un equipo con mucha historia, aunque nuestro palmarés no sea tan amplio. Este sentimiento se puede ver reflejado en varias jugadas durante el partido, por ejemplo, cuando a Dani le hacen falta, pero en vez de quedarse en el suelo y quejarse, se levanta rápido a recuperar el balón.

Del mismo modo, no hay que confiarse nunca. Da igual que sea el colista de la liga, o incluso un club de Segunda División B. Cada partido es un mundo y todos hay que prepararlos con la misma intensidad. No podemos pensar que, por estar ante un rival inferior, será muy fácil. Esto le pasó a Robben en varias jugadas, quien intentó irse de varios rivales a la vez, saliendo mal parado.

cabeza
Robben intentando irse de cuatro jugadores. Es Rivera quien le quita la pelota.

2)      CORAZÓN

No hay nada más bonito que jugar en el equipo de tus sueños, ese que sientes por encima de cualquier otro. Jugar con corazón da un plus de calidad a todos aquellos jugadores que son capaces de sentir el escudo que llevan en el pecho. Así, podemos ver en la alineación de aquel partido hasta seis canteranos (Varela, Juanito, Melli, Arzu, Capi y Joaquín) además de la entrada de Dani desde el banquillo. Sin olvidar tampoco el compromiso incuestionable de Contreras, Rivera, Edu, Oliveira y Fernando, todo ello sumado a dos defensas que dejaron buenas sensaciones como son Nano y Castellini. Como se puede ver, un equipo muy completo y fiel al compromiso bético.

corazon
Alineación titular, en la cual vemos a seis canteranos del Real Betis.

3)      SOBREPONERSE A LAS ADVERSIDADES 

¿Cuántas veces nos ha pasado que, después de llevar una semana esperando al partido, los rivales nos meten un gol a los cinco minutos? A partir de ahí, el partido cambia, y aunque queden 85 minutos por delante, el juego ya no es el mismo.

Afortunadamente, el Chelsea no nos marcó a los cinco minutos (ni a los noventa), pero sí tuvimos otras adversidades. Y es que en el minuto 25 ya habíamos realizado dos cambios por lesión (salieron Nano y Oliveira por Castellini y Dani). Habían sido unos primeros minutos magníficos, pero estos dos reveses no parecían ser fáciles de superar. O sí, puesto que en el minuto 27 llegó el gol.

adversidades
Aquí se llevan a Oliveira en camilla. La cosa pintaba muy fea.

4)      IDEA CLARA DE JUEGO

Para saber jugar al fútbol no basta con tener buen regate, hay que saber jugar en equipo, y con las ideas muy claras. Pudimos ver durante todo el tiempo cómo quería jugar Serra Ferrer. Presión constante, rápida recuperación de balón, y calma. Juego de toque y movimiento de balón de una zona a otra. El Chelsea acabó mareado. El único punto en contra aquí eran los balones en largo de Contreras, ya que casi no ganamos ningún balón aéreo y siempre empezaba a jugar el equipo londinense.

idea-juego
Dato de la posesión (54% – 46%) en favor del Betis debido a su buen juego.

5)      PACIENCIA… Y PICARDÍA

Esta es la parte sucia del fútbol, pero también necesaria si queremos ganar a un equipo con un presupuesto diez veces mayor que el tuyo. La paciencia se notó a la hora de tocar el balón, así, tras muchos pases fue como llegó el gol.

En cuanto a la picardía, pues no es bonito tener que recurrir a ella, pero en los últimos minutos, con un Chelsea echado hacia arriba (Terry acabó jugando de delantero centro) había que tirar de ella en algún saque de puerta o de banda.

6)      SUERTE

Absolutamente imprescindible. Sin un poco de suerte no hubiéramos ganado este partido. En el minuto 43, Gudjohnsen se quedó solo ante Contreras, pero el balón le votó mal y el balón se fue por encima del larguero. En el minuto 71, la pelota se paseó por la línea de gol, dando en los dos palos y saliendo rechazada hacia las manos de nuestro portero. Y en el minuto 77, el Chelsea llegó a marcar gol, pero la jugada venía precedida de una falta que vio bien el árbitro. Fueron las tres ocasiones más claras de los de Mourinho, y en cada una de ellas, a cada bético se le encogió el corazón por un instante. «¡Qué suerte!» dijimos más de uno.

suerte
Momento en el que el balón da en el segundo palo antes de que salga hacia fuera de la portería.

7)      AFICIÓN

Este es el apartado que nunca falla. La afición siempre estará ahí, llenando el estadio y cantando hasta que nos quedemos sin aliento. Sin embargo, es increíble cómo se vivió en aquel partido, siendo claramente un jugador más. En el minuto 43, Arzu no se da cuenta de que viene un defensor a por él mientras conducía el balón. En ese momento se escuchó un claro «¡Cuidado!» que le alertó y pudo pasarla antes de perder el balón. Y así, con aplausos en el descanso y cantando aquel «Rivera selección», cosa que se cumplió, fue una noche mágica para todo el Real Betis Balompié.

aficion
La afición enloqueció, y el mundo del fútbol con ella.

Esta misma entrada la podéis leer en otrolocomasdelacabeza.blogspot.com

Deja un comentario