Sanabria, Alegría y la decisión de Poyet

Francisco Ortega/ noviembre 4, 2016/ En portada/ 0 comments

Llegaba Poyet al inicio de temporada con cuatro delanteros disponibles, Rubén Castro, Tony Sanabria, Roman Zozulya y Alex Alegría. Lo natural y el orden de lógico por prestigio y sobre todo por inversión era el anteriormente citado, pero por una serie de problemas, el orden se invirtió. Con Sanabria lesionado, Gustavo Poyet decidió darle la alternativa en Primera División a un desconocido Alex Alegría.

14707400516829La pretemporada del de Plasencia y los antecedentes para los que conocían su estilo de juego dejaban ver que quizá ese cuarto puesto en el orden de delantero no era del todo correcto, pero en cualquier caso, ya se encargó él mismo de hacérselo ver a todos. Entrega, lucha y sobre todo un alto porcentaje de balones ganados aéreos dieron a Alex Alegría una rápida presentación y pronto se ganó el cariño de los aficionados béticos, incluso siendo el autor de los dos goles en la remontada que el Betis consumó ante el Granada. Un gol en el derbi anulado y dos grandísimas ocasiones ante La Real Sociedad (casi lo único en ataque del Betis) hacían ver que quizá Gustavo Poyet iba a tener un “bendito” problema cuando el paraguayo se recuperase.

14741059324237

Explicaba hoy en la rueda de Prensa Gustavo Poyet que coincidió el bajón de Alex con la recuperación de Tony Sanabria, y por eso este último se hizo con la camiseta de titular. No obstante, Sanabria no termina de carburar. Buenos movimientos y desmarques de un Betis en el que también es verdad que no han llegado balones suficientes, hacen que las sensaciones del jugador en el equipo sean buenas pero no se traduzcan ni en goles ni en asistencias.

Llegó un momento en que tres de los cuatro delanteros compartieron sitio en el terreno de juego, y lo cierto es que, lo que pudimos ver, fue que Alex Alegría en el tiempo que estuvo tuvo mayor trascendencia en el juego que Sanabria. Es verdad lo que decía Gustavo Poyet esta mañana de que muchas veces el equipo debe ayudar para que el jugador sepa hacer lo que sabe hacer. Lo bueno que tiene Alex Alegría con respecto a Tony Sanabria es que el canterano sabe dar ese “otro fútbol” cuando el partido no está de cara que hace que el equipo genere situaciones de peligro. No obstante Sanabria parece perderse un poco más cuando la proyección ofensiva del equipo no es tan constante.

El problema lo tiene Poyet, decantarse entre la apuesta del director deportivo con el desembolso más caro del club en mucho tiempo y darle confianza hasta que lleguen los resultados, o ser prácticos olvidarse de los nombres. Ese es el problema de Poyet.

Deja un comentario