Rubén Castro, Victor Sánchez y el gol que silenció al Villamarín en el 93′

Corría la jornada 23 de la temporada 2005/2006 y un hasta entonces poco conocido Rubén Castro, que compartía vestuario con su actual técnico Víctor Sánchez del Amo, silenció el Villamarín en el 93′ anotando el 0-1 que dio la victoria a su entonces equipo. Aquella temporada, el killer bético y su ya actual entrenador, compartieron terreno de juego en más de una ocasión con la camiseta del RC Deportivo de La Coruña.

El killer bético Rubén Castro con la camiseta del Deportivo de La coruña
El killer bético Rubén Castro con la camiseta del Deportivo de La coruña

Como se ha encargado de indicar Víctor Sánchez del Amo en su primera comparecencia como entrenador bético, Rubén Castro tuvo que hacer frente a una importante competencia, ya que compartía punta de ataque nada más y nada menos que con: Makaay, Pandiani y Diego Tristán. El canario no fue capaz de hacerse con la titularidad en aquel RC Deportivo tan exigente por lo que desde que llegara en la temporada 2004/2005, en la que jugó cedido en el Albacete, solo fue capaz de tener a Víctor Sánchez como compañero en la 2005/2006 debido a la multitud de cesiones que el canario encadenó. En la 2007/2008 regresó otra vez al RC Deportivo donde tuvo una casi nula participación. Este año ya no coincidió con del Amo porque por aquel entonces, este último jugaba en el  Panathinaikos griego. Tras numerosas cesiones, Rubén Castro llegó otra vez en la 2010/2011 al Deportivo, pero fue traspasado en agosto de 2010 al Real Betis Balompié que, por la fecha, jugaba en segunda división.

El poco tiempo que coincidieron, fue suficiente para que Víctor Sánchez conociera a Rubén como “El pistolas”, por la facilidad del canario para armar rápidamente el disparo. Esto queda como anécdota para una temporada en la que el actual técnico verdiblanco y el máximo goleador de la historia bética coincidirán otra vez pero ya de otra forma. El canario ya con muchos mas galones que antaño, tendrá que jugará bajo las ordenes del que una vez fue su compañero de vestuario.

Foto de portada vía el Desmarque

Deja un comentario