Análisis Real Betis – Celta de Vigo

El partido ante el Celta tuvo dos caras: una de ellas durante los primeros 30 minutos de juego y otra el resto de la hora de partido restante.

Durante los primeros 30′, el Celta tuvo el dominio absoluto del partido. Conservó el balón en zonas donde se sentía cómodo, profundizó con él e impidió que el Betis tuviera opción alguna de recuperar el esférico. Paso a explicar que es lo que vi durante este tramo.

El Celta es un equipo que se caracteriza por tener mucha movilidad por delante del balón, sus delanteros son móviles y la zona de medios permuta posiciones con gran facilidad. El Betis sufrió mucho en este aspecto.

En esta primera foto vemos como siempre había superioridad en la zona central. Un excelso Marcelo Díaz siempre tenía espacio y tiempo para recibir y decidir. El Betis no consiguió cerrar los espacios centrales para evitar circulaciones interiores, aquí un ejemplo con una gran distancia entre la línea de ataque (presionante) y la de mediocampo.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-11-52-36

 

Por otro lado, los extremos vigueses se mantenían abiertos y esto provocaba que los carrileros del conjunto de Victor Sánchez del Amo estuvieran fijados a la banda sin la posibilidad de salir a presionar a los laterales rivales, que fueron desahogo constante en las posesiones celtiñas. En la foto vemos como Jonny tiene línea de pase abierta para recibir solo. Un ajuste que en la segunda parte se corregiría, y tanto Cejudo como Durmisi pudieron salir a presionar.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-11-48-41

 

Por otro lado, ante tanta movilidad del equipo vigués, las marcas en el conjunto bético no quedaban claras. Muchas eran las veces que no había entendimiento defensivo en los jugadores verdiblancos. Esto provocaba recepciones libres de rivales (primera foto). Durante 30′ Ceballos, Petros y Donk se vieron sobrepasados. El holandés pecó de cierta apatía y en ocasiones se desentendía de las coberturas, promoviendo así más espacio para el rival (2a foto, no hace cobertura en banda)

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-02-31

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-04-40

Otro ejemplo de la descoordinación inicial en términos defensivos. Cejudo no sale a tapar a Jonny (conduce libre), provocando la salida de Petros que dejaba la medular vacía. En la segunda parte al entrar Rafa Navarro como central derecho se ocuparía del extremo vigués otorgando así libertad a Cejudo para salir a zonas adelantadas a presionar. En mi opinión, muy buena lectura en el cambio por parte del técnico madrileño.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-11-44-13

Para acabar con este tramo del partido, destacar de nuevo el fallo de Bruno en la posición corporal en el gol vigués, repetido anteriormente en Eibar. Vemos como Bruno fija la mirada en el balón y pierde de vista a Iago Aspas. Un correcto perfil permitiría tener en el campo de visión a ambos y así evitar el remate rival.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-23-39

 

Durante la hora restante de partido, el Betis ajustó la presión y ganó altura en el campo, permitiendo así vivir en campo rival gran parte del tiempo.

En esta imagen ya vemos como el carrilero llega a presionar al lateral rival y tanto el mediocampo como la defensa permanecen cerca de las marcas, evitando así recepciones cómodas y giros hacia la porteria propia.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-36-43

 

Durante los ataques, el Betis juntaba mucha gente alrededor del balón, lo que permitía poder presionar tras pérdida de manera óptima (como vemos en la foto). Presionar así provoca errores en las decisiones del rival o juego directo. En el segundo caso, durante la segunda mitad, los centrales béticos estuvieron muy correctos en las labores defensivas del juego directo, permitiendo así recuperar rápidamente el balón y desmoralizar al rival, inoperante por momentos.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-43-20

 

Por último destacar la importancia de las vigilancias mientras se ataca. En este caso Bruno, al final de la primera parte, se encarga de evitar que el Celta pueda transitar tras despejar desde su área. Recuperar ahí y tan rápido es fundamental para someter al rival, para ello es muy importante permanecer cercano a tu marca.

captura-de-pantalla-2016-12-06-a-las-12-21-03

 

Como conclusión, el nuevo Betis de Víctor Sánchez del Amo me parece un equipo diseñado para vivir en campo contrario ya sea presionando o con el balón. Cuanto más cercano al área propia permanece, peor defiende. Lo cual hace entrever que la consigna principal del madrileño va a ser presionar arriba la mayor parte del tiempo.

Pepe Tokoro

Estudiante de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, apasionado del Fútbol como juego. Actualmente entrenador de equipo Infantil. Puedes leerme en tercerhombreblog.wordpress.com o en Twitter en @PepeTokoro

Deja un comentario