CRÓNICA| Deportivo de La Coruña 3-1 Real Betis: Una oda a 2016

Alejandro González/ diciembre 21, 2016/ En portada, Primer equipo/ 0 comments

El Real Betis cae de la Copa del Rey al perder la ventaja que traia del Villamarín.

El Real Betis llegaba a Riazor con la ventaja del 1-0 de la ida y con la ilusión de toda su afición por estar en el sorteo del los 1/8, ilusión que, una vez más se echó por tierra en el cesped. Y eso que el Betis no comenzó mal el partido, pues nada más empezar el encuentro una cabalgada de Piccini conecta con Ceballos y éste intenta centrar a Sanabria, pero Arribas despejó el balón. Desde entonces, 10 minutos donde no pasó absolutamente nada. En el 11, una falta ridícula de Piccini es centraba por Fajr y Arribas remata solo escapando de la marca de Bruno. El Betis en 11 minutos había perdido todo el rédito logrado en la ida y comenzaba una eliminatoria nueva. De hecho, a partir del gol en contra el Betis comenzó a ser mejor sobre el verde de Riazor, gracias a Ceballos y Durmisi. El Betis tuvo desde ahí hasta el descanso varias ocasiones para empatar e incluso remontar y cerrar la eliminatoria, pero esa mejoría no encontró recompensa y las ocasiones de Álex Alegría hoy titular no tuvieron premio y se marcharon por poco.

Tras el descanso, la peor de las noticias. Una falta de nuevo botada por Fajr es despejada por Pezzella pero el rechace le cae a Luisinho que la empala y la clava imposible para Dani Giménez. Riazor era un clamor al ver como su equipo le daba la vuelta a la eliminatoria. Pero no acabaría ahí la cosa. Pese a que el Betis intentó dar un paso el frente tras el inicio de la segunda parte, un centro de Juanfran en el 52 le cae a Piccini pero dormido deja que Babel le robe la cartera y haga el tercero. Quedaba un mundo por delante, pero ni los jugadores ni Víctor parecían reaccionar. Pero la balanza parecía decantarse un poco para el Betis, pues tras una buena jugada de Durmisi y la posterior combinación con Sanabria, el paraguayo centra y tras rechazar en un defensa, Piccini marca en el segundo palo no sin suspense. Riazor enmudeció cuando ya celebraba la clasificación y Víctor movió ficha. Era el minuto 66 y la épica tenía que estar de cara de los verdiblancos, que parecían empeñarse en avergonzar su partido cuando en el 75 Piccini derriba a Babel dentro del área. Por suerte Joselu mandó el penalti a las nubes y dejó que el Betis tuviera una muy clara en el 86 cuando Ceballos cede de cabeza a Rubén Castro dentro del área y el canario disparó fuerte y cruzado pero el meta deportivista estuvo atento y detuvo. No paso nada más en el resto del partido.

La buena noticia es que el Betis ya podrá centrarse solo en La Liga; la mala es que el bochorno pasado en Riazor es uno más en este 2016, por suerte el último. Despropósitos defensivos, tirar por tierra ventajas previas, descontrol en las marcas y resucitar a rivales muertos. Toda una oda al 2016.

Deja un comentario