CRÓNICA| Real Betis 2-0 CD Leganés: Ganar aunque cueste un mundo

Alejandro González/ enero 8, 2017/ En portada, Primer equipo/ 0 comments

Victoria del Real Betis en un partido que le costó demasiado a los de Víctor Sánchez del Amo. Rubén Castro y Piccini pusieron los goles para que el Betis supere la barrera de los 20 puntos y se vaya a 10 por encima del descenso. Sanabria se retiró lesionado y  Jonas Martín disputó los 90 minutos.

Primeros 45 minutos aburridos. El Betis en ningún momento tuvo dominio del partido, solo buenos minutos en los que conseguñi acechar el área defendida por el debuntante Champagne, que no tuvo que esmerarse demasiado en la primera mitad. Y eso que el Betis parecía salir a por todas, pues nada más sacar el Leganés de centro recuperó la pelota y Sanabria intentó llegar pronto al área. Aun así, el Leganés fue el primero en poner el apuros a la defensa contraria pues una imprecisión de José Carlos propició la primera llegada a Adán, que tampoco tuvo que esmerarse demasiado pues el Lega no creo peligro, pero le costaba menos trabajo llegar. Tras unos minutos de imprecisiones del Betis al que no le draba la pelota, el Leganés pareció dar un paso atrás para guardar los muebles. Momento que aprovechó el Betis que con Ceballos y Jonas Martin al mando del medio centro, se encargaban de surtir de balones a cada banda donde Rubén Castros estaba muy desaparecido. Parecia entonces que el Betis iba a tener por fin el dominio del balón y que el Leganés iba a propiciar un monólogo en busca de la contra, pero nada fue así. El Betis tuvo arreones de posesión contrastados por los intentos del Leganés de llegar arriba, gracias a una alta presión que ahogaba a los centrales del Betis, que no encontraban apoyos para la salida de balón. En esa tesitura el Villamarín comenzó a ponerse nervioso y aunque el Leganés era más serio sobre el cesped, no lo veía refrendado en ocasiones. El Betis, por condición, tenia más peligro arriba. En una de esas, Durmisi es derribado sobre la línea del área y el colegiado decreta falta fuera de ella. La peor de las noticias fue corriendo el minuto 32, cuando Sanabria se rompe en una cabalgada contra el mundo, cuando más embotellado estaba el Betis. Fue sustituido por Álex Alegría. Con la llegda del descanso el Villamarín pitó contra la pasividad de su equipo.

Tras la reanudación del encuentro, el guión de los primeros compases hacía presagiar un partido restante demasiado parecido al de la primera mitad, pero en el 50 un pase entre líneas de Ceballos deja a Rubén Castro solo ante Champagne y bate por bajo al meta haciendo el 1-0 que calmaba los ánimos en la grada. Tras el gol, el Leganés aumenó la intensidad en su juego. Aumentó el ritmo en cada carrera y cada pase, le entraron las prisas que no tenía en la primera parte y se fue al ataque de forma más descarada, de esa forma que el Betis y su poca mordiente arriba invitan a hacer. Aun así, el Leganes no creo demasiado peligro en esa primera intentona, solo un disparo bajo de Unai López que atrapó Adán. Brasanac entró al campo sustituyendo a Petros, amonestado, y más tarde fue Piccini para suplir a un tocado Rafa Navarro que disputó un correcto partido.

Aun así, el Betis supo sacarse la presión de encima y en las botas de Jonas Martín tuvo el segundo en el 70 de partido, pues tras una bonita pared con Rubén Castro, el francés no supo defenir ante Champagne y darle efecto a la pelota para aprovechar el poco ángulo. Esos fueron los mejores minutos del Betis, pues en otra buena jugada por banda derecha Brasanac da un pase fuerte al corazón del área y Jonas Martín se encuentra un muro defensivo delante de la portería y el disparo se fue a corner. Por suerte, en una pérdida de Piccini muy peligrosa, Machís se llena de balón y no supo culminar el contragolpe y regaló el balón a Adán.

Pese a todo, el Leganés fue poco a poco bajando la intensidad, pero sin dejar de meter miedo a una afición que veía como con my poco se le podían escapar dos puntos de un partido a principio cómodo. Todo miedo se fue cuando tras una excelsa presión del Betis, provoca el error del defensor pepinero que regala el balón a Álex Alegría y éste cede a Piccini para que marque en el mano a mano y pusiera el 2-0 en el marcador. Tras el gol, el Betis se encargó de dormir un final de partido al que el Leganés pareció sin ganas de llegar. La grada acabó aplaudiendo a un Betis que se marcha a los 21 puntos, diez por encima del descenso.

Deja un comentario