El nerviosismo de la grada con Adán

Alejandro González/ enero 23, 2017/ En portada, Primer equipo/ 0 comments

Antonio Adán recibió pitos durante el partido de ayer, después contestó a la grada.

Uno de los estandartes del Real Betis es Antonio Adán. El meta madrileño que llegara en la infausta temporada del descenso a Segunda tras unos meses de circo con Andersen y Guillermo Sara en la portería verdiblanca, pronto se hizo con el mando de la meta del Betis hasta hoy día, convirtiéndose en el portero que más paradas realiza de la Liga. Pero el ambiente no ayuda a los porteros. Si bien recordamos en aquella temporada, los pitos a Guillermo Sara y Andersen provocaban errores en una demarcacion que debe ser segura, y gran parte de los goles encajados fueron por ese clima hostil hacia nuestra propia portería.

Adán está pagando los platos rotos de una falta de ideas en la elaboración del juego. Sin Ceballos a tono, la única forma que tiene el Betis de sacar la pelota desde atrás pasa por Bruno, Donk y Pezzella y si éstos no son capaces de encontrar a nadie por delante, su única opción para no regalar la pelota es ceder atrás hacia Adán. Éste tiene dos opciones: o apurar a que los defensas se vuelvan a mover para dar el pase o pegar el pelotazo para quitarse la pelota de encima. Y parece ser que para la grada cualquier opción es mala.

Ayer volvieron los pitos, el runrun y los gritos cuando el Betis toca la pelota en su propio campo sin saber que hacer con ella. Cierto es que los jugadores ayer pecaron de pasividad y miedo cuando tenían al Sporting rendido en su campo y en casa el Betis no puede conformarse con el empate. Pero Adán no puede pagar los defectos de los demás.

Antonio Adán se quejó en zona mixta, alegando que el nerviosismo de la grada es comprensible, pero que hay momentos del partido en los que eso no ayuda a ganar, que les gustaría que estuvieran animando todo el partido. Por suerte, las contestaciones de ese sector derrotistas de la grada se quedaron en redes sociales y no llegaron a más.

Deja un comentario