Un empate que alarga una racha y pone fin a otra

La llegada de Víctor al banquillo del Real Betis ha insuflado al equipo un aire limpio y nuevo, dándole una cara más competitiva en la mayoría de los encuentros disputados desde su aterrizaje en Sevilla.

Con el técnico madrileño, los verdiblancos han convertido en un fortín el Benito Villamarín, encadenando siete encuentros consecutivos sin conocer la derrota y, a excepción del duelo ante el Celta de Vigo, encajando muy pocos goles, llegando a dejar a cero su portería en cinco de esos partidos.

El empate ante el Barcelona es el séptimo de esa buena racha lograda con Víctor al mando de las operaciones, lo que da una idea del buen entramado defensivo que ha construído desde su llegada justo antes del partido frente a la Unión Deportiva Las Palmas. Desde 2013 no encadenaba un número de partidos como local sin conocer la derrota.

Sin embargo, el gol de Luis Suárez en el descuento, rompía otra racha positiva del conjunto bético. Y es que, hasta hoy, era el único de los veinte que componen la Liga Santander que siempre que se adelantaba en el marcador finalizaba llevándose los tres puntos. Lo hizo frente al Valencia, Málaga, Osasuna, Las Palmas, Bilbao, Leganés, y frente al Deportivo de la Coruña en la ida de la Copa del Rey.

Datos que, en cualquier caso, no sirven para poner ningún pero a la línea que viene siguiendo el equipo, necesariamente mejorable únicamente lejos del Villamarín.

Imagen: web LFP

Deja un comentario