OPINIÓN | Señor Presidente, tenemos que hablar

Francisco Ortega/ febrero 2, 2017/ En portada, Opinión/ 0 comments

Señor Presidente, tenemos que hablar.

Creo que es necesario que sepa lo que piensa un bético que quiere lo mejor para el Betis. El Betis es, día a día, vejado y maltratado por quien quiere, como quiere y cuando quiere, mientras los béticos miramos los toros desde la barrera sin poder hacer mucho más que quejarnos por alguna red social. Ciertos sectores de la prensa local e incluso la prensa nacional saben lo fácil que es hablar del Betis, lo barato que sale desprestigiarlo y el impacto mediático que tiene hacerlo, además.

Comprendo que usted tenga ochocientas mil cosas que hacer que centrarse en cuatro o cinco juntaletras que parece que despiertan día a día con la única intención de buscar un motivo más para polemizar a costa del Betis o sembrar la discordia por algún tema en concreto, de hecho, espero que tenga muchas cosas más que hacer que eso. Pero, ocurre que es usted el Presidente del Real Betis, y le toca salir a dar la cara cuando el Betis o algo relacionado con él, están en entredicho.

Ya este verano sacó su raza para poner en su sitio a los tres o cuatro que no pararon de incordiar en todo el verano y lo que recibió de vuelta fue la completa repulsa de los medios, si, pero el apoyo y afecto del Bético que por fin veía cómo alguien ponía pies en pared ante una situación que ya se dilataba en el tiempo con exceso. Usted es el Presidente de los béticos, y le pido por favor que si pone en la balanza a los béticos y a la opinión pública que emane de lo que digan los tres o cuatro que tienen poder mediático, le pese y con creces más lo primero. Porque confío en su aptitud. Porque no quiero darle la razón a esos que dicen que cuando saltó usted este verano no fue en defensa del Betis, sino de sus propios intereses y su propia imagen y cuando toca saltar por el Betis no lo hace. Defienda al Betis. Que un bético defienda lo suyo no es nada más que un motivo de orgullo para los que representa. Lo necesitamos. Y no sólamente para dar la cara por Zozulya (que también, porque es futbolista del Betis) sino para poner en su sitio a todo aquel que día tras día arrastra nuestro escudo por el suelo. Ya está bien.

Deja un comentario