Del Betis B a un gol que da una final de Copa

El tinerfeño Edgar Méndez pasó por el Betis B en la temporada 2010/11.

Su nombre está hoy en las portadas de todos los periódicos. Édgar Méndez, con su gol en la noche de ayer metió al Deportivo Alavés en su primera final de Copa del Rey, recién ascendido a Primera División y a las puertas de disputarle una final al FC Barcelona. Lo que pocos saben es que este tinerfeño de 25 años tiene pasado verdiblanco:

Fue en la temporada 2010/11 en la que el Betis B estaba en Segunda Divisón B y llegó al filial bético entrenado por aquel entonces por Oli tras ser la sensación de la categoría con tan solo 19 años en el Ciudad de Lorquí, donde disputó 30 partidos aquella temporada. El equipo murciano acabó descendiendo a Tercera por la vía administrativa después de lograr un más que meritorio séptimo puesto. Fue entonces cuando el Real Betis se interesó por él y lo fichó para el filial.

No tuvo demasiada suerte, pues apenas disputó 19 partidos y fue encadenando la titularidad con la suplencia, y tras la llegada de Mariano Suárez, perdió más protagonismo ya que no disputó un solo minuto en la eliminatoria por la permanencia ante el Benidorm. Edgar no marcó un solo gol. Por ello, al finalizar la temporada, el Betis decidió traspasarlo y se marchó sin pena ni gloria al Melilla, el coco del grupo IV de Segunda B.

Con el Melilla encontró la regularidad de la mano del también exbético Óscar Cano, que lo usó en 35 partidos y fue la bestia negra del Betis B, ya que en su visita al Álvarez Claro de Melilla, Édgar anotó un hat-trick como venganza a su pronta salida del filial verdiblanco. Y además de forma muy rápida, pues en apenas nueve minutos marcó los tres goles. En el minuto 11, en el 19 y en el 23 respectivamente.

Tras la mala temporada del Melilla, se marchó al Almería, donde su condición de sub23 lo llevó al filial hasta que en 2014 ascendió al primer equipo tras varias cesiones al Real Jaén y el Tenerife. Pese a renovar hasta 2018, el descenso del Almería provocó su traspaso al Granada CF, pero su poca participación en el equipo nazarí acabo con su marcha al CD Alavés.

Deja un comentario