OPINIÓN| La matrícula de Petros

A Petros todos lo conocemos. Es todo garra y corazón en el cesped, ha sabido conectar a la perfección con la grada y con el beticismo, colmando sus perfiles en redes sociales de fotos por la ciudad y metiéndose de lleno en la idiosincrasia de Sevilla. Pero tiene una mancha en su curriculum. Una mancha que no ha pasado desapercibida.

Y es que los árbitros ya le han tomado la matrícula. Saben como es y cuanto sabe. El brasileño es un zorro cuando está jugando y es pura astucia en cada balón disputado, cada falta o cada acción dudosa. Sabe sacar de quicio a cualquier rival y apretarle las tuercas al árbitro hasta rozar la legalidad. No le falta calidad en sus botas, pero le pierde el estilo de juego.

Sobre todo porque es una bomba de relojería. Lo mismo cambia el partido para bien, saca al rival de su momento, engancha a la gente protestando faltas o magnificando alguna entrada recibida, así como calentando a los rivales. Pero también puede tener el efecto contrario, sacar al Betis del partido por la protesta desairada que acaba con amonestación para el brasileño que ya ha sido expulsado esta temporada. Es por eso que, si el Betis está jugando bien y tiene el partido controlado Petros pasa desapercibido en ese sentido y su ausencia del foco es beneficiosa.

A mi personalmente Petros me maravilló ya desde su llegada la temporada pasada, donde tras anunciarse su fichaje pude comprobar en videos del futbol brasileño la calidad que atesora, pero haría bien en no ponerle las cosas fáciles a los árbitros, darse cuenta que ya le han tomado la medida y que para que le piten una falta, una agresión o unas manos va a hacer falta mucho más que na airada protesta. Los árbitros lo conoce y saben como se las gasta, no estaría bien dejar que su calidad futbolística se viera empañada por el otro futbol que tanto practica.

Deja un comentario