El vergonzoso trato del Rayo Vallecano a Zozulya

Alejandro González/ marzo 2, 2017/ En portada, Primer equipo/ 0 comments

En el día de ayer se acababa el plazo fijado por el Rayo Vallecano para que el jugador Roman Zozulya tomara la decisión de jugar o no en el club madrileño a riesgo de ponerle una sanción por no presentarse al entrenamiento, ya que el ucraniano a todos los efectos es jugador rayista. El club permitió al jugador entrenarse con el Real Betis mientras tomaba la decisión después de que los ultras “bukaneros” amenazaran al jugador y lo acusaran de neonazi por una falsa información desmentida y aclarada a la llegada del jugador a Sevilla el pasado verano.

Es por ello que tanto el jugador como su representante se personaron en el mediodía de ayer en las instalaciones del Rayo Vallecano, como así habían acordado, pero tal fue su sorpresa que allí no había nadie para recibirlo, solo las indicaciones de que siguieran a otro coche para llevarlos a otro desconocido punto de reunión.

En ese segundo lugar, Zozulya y su representante estuvieron reunidos en secreto con algunos dirigentes del club madrileño sin llegar a ningún acuerdo, ya que, como dijo su representante “Zozulya quiere jugar allí, pero nadie le garantiza su seguridad y la de su familia”, debido a las nuevas amenazas y pancartas con las que los “bukaneros” recibieron al jugador y a la prensa en la ciudad deportiva.

Se trata sin duda de una estrategia del Rayo Vallecano para desgastar al jugador y que termine por no querer jugar en el club madrileño y sea él quién tenga que pagar la rescisión del contrato, quedando el Rayo Vallecano libre e inocente, después de que fueron ellos los culpables al mandar de vuelta a Sevilla al jugador y dejarse influenciar por las opiniones y amenzas de su grupo ultra. El Rayo Vallecano emitió anoche un comunicado en el que explicaba que no alcanzaron un acuerdo porque no querían perder tiempo en la preparación del partido ante el Reus Deportivo que se disputará en apenas 72 horas.

Deja un comentario