OPINIÓN: Ladran, Sancho, luego cabalgamos

Cree el saber popular que la citada frase del titular es originaria del Quijote, pero es una falsa creecia pues no aparece en ninguna de sus dos partes, si no que fue Rubén Darío quién la readaptó de un poema de Wolfgang von Goethe en 1808. Pero historias aparte, es una frase que resume a la perfección la vorágine en la que anda sumergido el Real Betis a raíz del acuerdo con Bitton Sport para la opción de compra del paquete accionarial que éste posee tras la “venta” de Lopera en 2010. No voy a meterme a valorar ni volver a explicar todos los detalles, solo a referirme a la frase del sabio aquel que dijo que para ver si un acto es bueno o malo solo tienes que observar quién lo defiende y quién lo critica.

Desde aquel viernes en el que se anunció el pacto hemos sufrido un bombardeo de propaganda periodística criticando, dudando y acusando el pacto como un acto deshonroso, una mentira, una barbaridad, un poco más y este año en el paso de misterio de la Sagrada Cena sale Ángel Haro en lugar de Judas Iscariote. Hemos visto artículos de opinión donde los “periodistas” vomitaban, porque no tiene otra catalogación, su veneno y su flechas con tal de desacreditar a todo un presidente de un club de La Liga y a sus consejeros, hemos escuchado tertulias de radio con miembros de las plataformas, a sevillistas reconocidos opinando sobre los caminos que va a tomar ahora el club y sobre la desconfianza que genera el pacto. Incluso, ahora más recientemente, hemos visto como aquellos gurús de las finanzas y la administración empresarial se daban golpes en el pecho porque se mantienen las medidas cautelares sobre las acciones de Lopera y a golpe de “¿lo veis?” se reafirmaban en que el pacto había sido una soberana tontería.

El colmo de los colmos era ver como nos intentaban convencer de que el pacto solo era un plan malvado de Haro y Catalán para perpeturarse cual rey absolutista en el trono del Real Betis, cuando los propios Haro y Catalán habían repetido en cada uno de los periódicos, televisiones y radios que NADIE podrá reunir más de un 5% de las acciones y que invitan a todo aquel que tenga un buen proyecto a que se presente y lidere el club como buenamente pueda, porque si para algo sirve el pacto es para que los béticos y solo los béticos comanden los designios de las trece barras.

No quiero que os tomeis este artículo como una fiel defensa al actual consejo del Real Betis, ni mucho menos, solo una crítica a los periodistas de esta ciudad que sin ton ni son tienen la libertad de hablar, opinar, adoctrinar y vender su realidad sobre el Real Betis y que no permiten que las cosas vayan a su ritmo y vuelvan a su cauce. El mal del periodistas es hablar más de lo que sabe y opinar de lo que no entiende, y en medio de esa mala concepción del periodismo de bufanda e intereses anda el Real Betis, que sigue intentando avanzar mientras le caen piedras de todos lados. Porque hablar del Betis es muy facil, eso no es nada nuevo, y más si en cada palabra, en cada artículo hay escondida una intención detrás.

Yo no creo en las casualidades, si no en las causalidades, pero que casualidad que todo esto viene en la semana en la que el Sevilla FC ha quedado apeado de la Champions por un rival inferior, está cerca de perder el 3º puesto, Sampaoli ya no es el líder espiritual del equipo, un club chino quiere comprar el club y Monchi anda camino de Roma. Lo mismo no tiene nada que ver, o lo mismo sí, que nunca se sabe.

Deja un comentario