Dos ausencias, dos derrotas

Desde la llegada de Víctor Sánchez del Amo al banquillo del Real Betis el canterano bético, Daniel Ceballos, se ha convertido en pieza clave del conjunto de la Palmera. El utrerano no solo se ha hecho dueño y señor del centro del campo verdiblanca, sino que es el líder del equipo. Aún con Ceballos en el césped los béticos han sufrido numerosas derrotas (18), pero en ninguna de las dos ocasiones en las que este se ausentó de la convocatoria el Betis consiguió los tres puntos.

En esta ocasión el joven centrocampista español se perderá el próximo encuentro que el Betis disputará ante el Leganés por una sinovitis en el pie izquierdo. Una baja difícil de suplir por parte del técnico madrileño ya que Ceballos se ha convertido en la manija de juego del equipo. Futbolistas como Jonas Martin, Rubén Pardo o Brasanac deberán hacerse cargo del rol de su compañero.

El primer encuentro en el que Dani no sería convocado fue durante la etapa de Gustavo Poyet. El uruguayo apenas dio oportunidades al canterano bético, que únicamente jugó en cinco de los once partidos en los que el ya ex-técnico verdiblanco estuvo en el banquillo, y siendo titular tan solo en uno. Ceballos se quedaría fuera de la convocatoria para el partido contra el Espanyol, disputado en el Benito Villamarín. Los locales serían derrotados por 0-1.

Ya con el actual técnico del Betis en el banquillo Dani se perdería otro partido, en este caso por acumulación de tarjetas. El utrerano ya se había hecho con un puesto en el once y empezaba a mostrar todo el potencial que Poyet no le había permitido. Ceballos no viajaría entonces a Granada, donde tendría lugar la debacle del conjunto verdiblanco. Los de Víctor Sánchez del Amo serían vapuleados por el conjunto nazarí (4-1) en Los Cármenes. Los locales tan solo habían obtenido la victoria como locales en dos ocasiones y se encontraban decimonovenos en la clasificación.

El Betis intentará entonces no volverse de vacío del desplazamiento a Madrid que tendrá lugar mañana lunes. Una derrota en Butarque no solo mermaría la moral del equipo, que encadenaría la tercera derrota consecutiva en una irregular temporada, sino que evidenciaría aún más la importancia del canterano en esta plantilla.

Deja un comentario