OPINIÓN | Nosotros somos el Betis

José Arquer/ mayo 9, 2017/ En portada, Opinión/ 0 comments

Resultado de imagen de leganes betis

Antes de comenzar mi exposición, y ante lo crispado de la situación (como, por otra parte, es totalmente legítimo y lógico), voy a dejar clara una cosa: a ningún bético, y digo ninguno, puede sentarle bien algo como lo que vimos ayer en Leganés. O lo de Granada, o el Alavés. A nadie. Y por supuesto que la temporada no está siendo buena. Habría que estar muy ciego para no ver que eso es así.

Bien, con esto voy a intentar cubrirme las espaldas ante la de pedradas que, previsiblemente, van a lloverme con esto. Tras estos últimos años de fracasos y decepciones continuas, y, en particular, tras el esperpento digno de Valle-Inclán ofrecido anoche por los jugadores de eso que solía llamarse Betis, el bético de a pie necesita respuestas de forma desesperada. Y sobre todo, necesita algún culpable al que agarrarse. Ayer en redes sociales, unos hablaban de la directiva, otros de Torrecilla, otros de Victor, etc. Y, sin embargo…

¿Cuántos años llevamos viviendo esta situación? ¿Cuántos años llevamos repitiendo la manida frase del “equipo a la altura de la afición”? ¿Cuántos jugadores han pasado por el Betis a lo largo de los últimos años? ¿Cuántos directores deportivos? ¿Cuántos entrenadores? ¿Existe la posibilidad de que el problema no resida totalmente en todos esos elementos (más o menos dañinos en su momento), sino que se encuentre en algo inherente a nosotros mismos? Y con esto no digo que Victor no sea un cagón y que no sirva, ojo. Que os veo venir.

¿Qué quiero decir con esto? ¿Cómo puede ser que los jugadores se vayan del Betis sin pena ni gloria y despunten en otros equipos? ¿Por qué los modelos deportivos que triunfan en otros equipos, aquí se van al traste a las primeras de cambio? Pues la respuesta está en que, una parte muy importante del problema, somos nosotros. Los béticos.

Sí, somos la mejor afición del mundo y tal, y eso está muy bien y es muy bonito. Pero el Betis, independientemente de la incompetencia de muchas personas en estos últimos años, a día de hoy es un club ingobernable por la naturaleza de sus propios aficionados. Somos los que le cantábamos a Lopera, los que le hacíamos la ola a Musonda en su primer día, los que vitoreábamos a Pepe Mel, los que seguimos aplaudiendo a un Joaquín que se arrastra por el césped y a un Rubén Castro que ni está ni se le espera… Y sobre todo, somos los que negamos la condición de bético a quien no piensa como nosotros. Porque todos somos más béticos que ningún otro, y nos creemos con derecho de aceptar o de negar esa condición en otros. Y los señalamos, y les llamamos “comegambas”, “palmeros”, etc. Y lo más gracioso de todo es que, precisamente, son muchos de esos señores más béticos que nadie los que más influidos por intereses están. Son los nostálgicos de la Manuela y sus secuaces.

¿Qué quiero decir con esto? Por supuesto que Victor, por cagón y sin sangre, debería estar fuera del Betis. Y claro que Torrecilla se ha equivocado en algunos jugadores. Pero que, aunque otros factores afecten al Betis, nosotros también somos parte del mismo. E influimos hasta unos niveles que ni os imagináis. Y el día que nos dejemos de chorradas de yo más bético o menos bético, de comegambas, de Loperas y demás, lo mismo empezamos a funcionar como club normal. ¿No se canta en el estadio muchas veces eso de “Nosotros somos el Betis”? Pues con toda la razón. Nosotros somos el Betis. Y por eso estamos como estamos.

José Arquer. Socio 22.681 del Real Betis Balompié.

Deja un comentario