Cuando Denilson fue el más caro de la historia

Vistas las últimas noticias, vistos los últimos fichajes, escuchadas las últimas opiniones, el futbol y sus traspasos están alcanzando unas cifras que, según los expertos, puede romper el mercado en pocos años. Fichas desorbitadas, 180 millones por Mbappé, 222 por Neymar, cláusulas de 700 millones y jugadores que, a pocos partidos buenos, se revalorizan de manera estratosférica y alcanzan los 40 o 50 millones con tremenda facilidad. No vamos a ponernos en situación de futuro y aventurarnos a opinar sobre lo que puede pasar, sino que daremos una vista al futuro, cuando el Real Betis rompió el mercado hace casi 10 años.

Denílson de Oliveira Ferreira Da Sousa, más conocido como Denilson, nació en el bético año de 1977 a más de 8.000 km de distancia de donde los verdiblancos levantaron su primera Copa del Rey y él levantaría la segunda en 2005. Denilson destacó desde muy joven en las filas del Sao Paulo donde disputó 167 partidos en 5 temporadas, anotando 22 goles.

Su buen rendimiento y el crecimiento de la Liga Brasileña tras el desemparco en Europa de jugadores como Ronaldo, Romario o Rivaldo, despertó el interés de grandes equipos europeos, como fueron el caso del FC Barcelona y el Real Madrid, pero las altas pretensiones económicas del club brasileño echaron atrás a Barça y Madrid, pero no a Manuel Ruíz de Lopera.

El entonces presidente y máximo accionista del Real Betis ofertó 27 millones de euros y la posibilidad de aumentar la cuantía si otro club mejoraba la oferta. La Lazio ofreció 29 y el acuerdo se cerró entre Betis y Sao Paulo por 31 millones de euros, que por aquel entonces eran 5.300.000.000 de pesetas.

Denilson se convirtió así en el fichaje más caro de la historia del futbol en aquel año de 1998, además de imponerle la cláusula más alta de La Liga: 65.000 millones de pesetas, más del doble que las que tenían jugadores como Seedorf o Mijatovic.

Y aunque pudiera, por relación precio-rendimiento, un fiasco para gran parte del beticismo, el brasileño jamás escondió su calidad y su regate, creando un tandem perfecto junto a jugadores como Assunçao, Joaquín, Finidi u Oliveria. Denilson jugó en el Real Betis 8 temporadas de las 10 que había firmado, disputando más de 200 partidos y anotando 15 goles, frente a los 22 que había logrado en Sao Paulo.

Con la camiseta verdiblanca logró ganar el título de la Copa del Rey y disputar la Champions, aunque ese fue su último año en el Betis.

Denilson comenzó entonces un periplo por muchos equipos de categorías menores a La Liga española hasta su retiro. El beticismo nunca lo olvidará y siempre será uno de los jugadores más carismáticos y que con mayor recuerdo se guardan en las postrimerías de la memoria del Benito Villamarín.

Deja un comentario