La idea progresa adecuadamente

La contratación de Quique Setién como nuevo técnico del Real Betis originó un gran revuelo en el fútbol español, sobre todo, en la capital andaluza donde rápidamente surgieron innumerables defensores y detractores de la filosofía del entrenador cántabro  a la hora de interpretar el balompié.

Si bien es cierto, la pretemporada no ha sido lo más gratificante posible en cuanto a juego y resultados ya que el equipo solo ganó dos encuentros de once posibles – Vitoria de Setúbal y AC Milan – y en la mayoría de ellos, no mostró una imagen positiva y esperanzadora a la que aferrarse el aficionado bético.  El propio Setién ya comentó en una  entrevista a los compañeros de Marca que él no tiene “una varita mágica” para que el equipo funcione desde primera hora por lo que necesita el tan ansiado tiempo. Un tiempo que escasea en Heliópolis.

Las malas sensaciones que dejó el equipo en la pretemporada se trasladaron a la competición doméstica cayendo 2-0  en el encuentro inaugural contra un Barcelona de capa caída y sin dos de sus grandes estrellas. A pesar de ello, en la visita del Celta de Vigo al renovado Benito Villamarín ya se pudo vislumbrar una mejoría sustancial en las prestaciones del equipo de las trece barras, mostrando una cara bien distinta a encuentros precedentes. Sobrio atrás, sin florituras pero llevando el peso y control del partido. Por fin, se pudo ver a un Betis con las ideas claras, con esa seña de identidad que Setién pretende instaurar en el Benito Villamarín.

Vía: Estadio Deportivo
Vía: Estadio Deportivo

Esta mejoría se puede ver reflejada en los datos ofrecidos por @FutbolAvanzado que ratifican el progreso en una de las facetas más importantes para los equipos de Setién, la salida de balón. El equipo bético promedia unos 227 pases con un 87,6 % de acierto, algo muy distinto a lo que se pudo ver la temporada pasada a las órdenes de Sánchez del Amo en el que promedió unos 178 pases con un 83,4% de acierto.

También, se ha notado un cambio sustancial en la elaboración de las jugadas ofensivas. Esta temporada el equipo madura mucho más las jugadas, no hay espacio para la precipitación. Tanto es así, que el Betis promedia unos 24 pases por cada tiro, equiparándose con equipos con la misma filosofía bética como son el Barcelona o el Villarreal.

El éxito de esta mejoría reside fundamentalmente, en tres futbolistas que pueden llegar a ser claves esta temporada en el esquema de Setién. En el último encuentro liguero, los internacionales Aissä Mandi, Andrés Guardado y Javi García aportaron al equipo el juego y equilibrio necesario alcanzando una media superior al 85% de acierto en el pase.

Sin embargo, todavía queda mucha tela por cortar y esto es solo el inicio. No podemos saber qué es lo que le deparará el futuro al conjunto de Quique Setién pero lo que sí es cierto es que se están dando los pasos necesarios para que aquella idea que parecía tan utópica a principios de Julio, sea una autentica realidad.

Deja un comentario