CRÓNICA| Real Betis 2-1 RC Deportivo: Si se gana, no importa sufrir

Con descanso salió el Betis al partido para hacer su futbol y aprovecharse de un pobre Depor que tenía claro su papel en los primeros minutos del encuentro. Los de Pepe Mel se encerraron atrás buscando algún contragolpe que pillara desprevenido al Betis, pero los de Setién salieron con las ideas claras. Barragán, junto a Guardado y Joaquín fueron de lo mejor cuando la pelota se movía por banda derecha, mientras que Tello, más participativo que otros días, se escondió menos. Y muy pronto encontraría el Betis recompensa, pues en un centro de Barragá,  Sergio León remata entre la maraña defensiva y Pantilimón despeja como puede, cosa que aprovecha Joaquín para rematar a placer y poner el primero en el marcador. El Betis se ponía por delante en el minuto 14 de partido.

Pero toda cambiaría demasiado rápido, pues el Depor dio un esperado paso al frente y comenzó a exigirle más a un Betis que bajó las revoluciones y dio síntomas de haberse ido del partido. El Depor comenzó a tener más la pelota y aparecieron sus hombres peligrosos. Bakkali y Fede Cartabia se encargaron de marear las bandas y fue Guilherme quién, tras un mal saque de puerta de Adán que pilló al Betis desprevenido, estrelló un zapatazo en el larguero. El rechace fue mal defendido y Fede Cartabia se inventó un disparo cruzado desde fuera del área imposible para Adán. El Depor empataba el partido con muy poco y metía el miedo en el cuerpo a los verdiblancos, a los que les costó recuperar la pelota. Los de Mel no incordariaron la portería de Adán, pero llegaban con demasiada facilidad. Aun así, el Betis cada vez que salía de la cueva llevaba más peligro. Tello tuvo en sus botas el segundo después de un caracoleo dentro del área pero definió mal, y antes, una buena cabalgada desde atrás no fue bien ejecutada y su disparo lo atrapó Pantilimon sin problemas. También, sendos remates de cabeza de Joaquín y Guardado que se marcharon altos por poco. El partido se iba empate a uno al descanso, con el sabor de que cualquiera de los dos equipo podría ganar.

En la segunda parte al  Betis le costó entrar en el partido. El susto se le había quedado en el cuerpo y era incapaz de hilar más de tres pases. El Depor había ganando en confianza y llegaba con facilidad, al igual que en la recuperación de balón. Aun así, en una internada de Durmisi, es derribado dentro del área y el colegiado decreta penalti ante la incredulidad de los defensores deportivias. Undiano Mallenco consultó con su juez de línea y rectificó mostrando tarjeta a Durmisi por tirarse. En directo parecía claro.

El partido cogió entonces ritmo de correcalles, con peligrosas contras del Depor que nos supo aprovechar. El Betis encontró por fin la pelota y comenzó a meter en su campo a un Depor muy cansando. Camarasa dio otro aire al equipo y Setién metió dos delanteros, sacando a un Tello al que todavía se le nota que no ha hecho pretemporada. Mel también movió el banquillo sacando a un amonestado Guilherme por Valverde y dando entrada a Luisinho por lesión de Bakkali.

Pero fue el Betis el que demostró tener más pólvora y tras un robo de Guardado en campo propio, corrió hasta el balcón del área para inventarse un pase milimétrico a Joaquín que solo tuvo que batir por  bajo a Pantilimon y hacer su segundo gol de la tarde. El Villamarín se volvió una caldera, evitando los ataques del Depor que se fue a por el empate tras tontear con el 1-1. Quique Setién sacó del campo a Joaquín y dio su oportunidad al debutante Boudebouz, que entró tras la ovación al gaditano. El Betis aprovechaba cada posesión para arañarle minutos al reloj con el balón en posesión.

Al final, victoria verdiblanca con muchos sufrimiento, renunciando a jugar, perdiendo tiempo y ofreciendo el otro futbol que tanto se necesita para ganar partidos que se ponen de cara al final. El Depor perdonó las que tuvo y el Betis sigue siendo equipo invicto en casa esta temporada.

Deja un comentario