José Juan Romero, sobre su llegada al Betis: “Si yo no subía al equipo no iba a continuar aunque tuviera otro año”

Los inicios de José Juan Romero como entrenador del Betis Deportivo no fueron fáciles. A pesar de coger el equipo en una mala situación, los verdiblancos se quedaron a 1 punto de salvarse. El ex del Gerena afirma que confió en sus futbolistas desde el primer momento y así se lo demostraron estos sobre el césped. José Juan también habló durante el programa de Estilo Betis en Neo FM sobre cómo inculcó su estilo de juego en los jugadores del filial bético.

¿Recuerda cómo se encontró el vestuario del entonces Betis B cuando llegó al club?: Sí, recuerdo las caras y además recuerdo la noche en la que el Betis decide que iba a ir allí, se me presentaba como el reto más apasionante. A todos mis equipos anteriores los había cogido desde el comienzo, a muchos los había ido conociendo. Pero ahora llegaba a un vestuario que su situación clasificatoria era mala, eran chavales, creo que estaban muy poco valorados y tenían la autoestima muy baja. Yo recuerdo que llegué diciendo que ya nos iba a ser complicado jugar el play-off pero que nos íbamos a salvar. Les hablé del balón, les convencí por medio del balón, de que ellos eran buenos en eso. Ese vestuario creo que es el que más me ha hecho ver que en el fútbol hay muchas cosas posibles, que ese equipo jugara de ese manera en tan poco tiempo y en la situación que estaba había que ser muy bueno.

¿Había algún tipo de planificación o estudio previo en su trabajo para que diese resultado casi de un día para otro?: No, no tenía ninguna información. Los había visto alguna vez pero no tenía información ninguna. Pero tenía claro que no iba a llegar allí cambiando mi estilo ni íbamos a hacer nada diferente. Llegué allí, me planté el escudo del Betis pero podía parecer también que estaba en el Gerena. Con la misma filosofía, los mismo mecanismos traté de convencerlos a ellos y ellos me convencieron a mí. No había ningún tipo de estudio, al final había fútbol. Esto es mucha demagogia y muchos estudios de todo. Aquí no hace falta hacer tantos estudios, aquí hay que ponerse un chándal, unas calzonas y ponerse a trabajar mucho con los futbolistas, convencerlos de que son muy buenos y a partir de ahí que la pelota entre.

¿Considera el ascenso con el Betis un peso que se quita usted de encima personalmente tras no lograrlo con el Gerena?: No porque son dos cosas muy diferentes. Yo en el Betis era una obligación que me había marcado y lo saben tanto mi entorno como los futbolistas. Ellos sabían que si yo no subía al equipo no iba a continuar aunque tuviera otro año. Consideraría que habría fracasado y fue un desahogo en cuanto a que el Betis recobraba su sitio, que veía la repercusión que tenía al nivel de la afición, lo valorado que estaba, pero no tiene nada que ver con lo de Gerena. Es como si un día le das la felicidad a tu mujer pero te has quedado con las ganas de dársela a tu madre. Yo creo que esa espina la llevaré siempre clavada porque fue algo tan histórico que difícilmente se va a volver a repetir. Fue muy cruel. Era una banda que iba cada vez a más, se planta ahí cuando parecía algo tan difícil y al final llegamos a unos penaltis. Es cierto que te queda la grandeza del fútbol que un penalti decidió que subiera uno de los dos equipos que para mí eran los dos que mejor fútbol proponía, que eran atrevidos, que eran valientes y no fue injusto el fútbol porque podríamos haber subido cualquiera de los dos.

Fuente: Estilo Betis

Imagen: Real Betis

Deja un comentario