Buenaventura y Calero hacen las maletas

Saltó la noticia en la tarde de ayer. La posibilidad de que dos de las figuras más señaladas del panorama bético abandonasen la entidad empezó a sonar y con mucha fuerza. Esta tarde-noche, fuentes directas del club nos han confirmado que tanto Pedro Buenaventura como Tomás Calero abandonarán la disciplina bética. La decisión del club es firme y sólamente faltaría ver cuándo se haría oficial.

De momento, el que ha sido médico del club durante 31 años, Tomás Calero, ejerció ayer sus funciones a pie de campo con total normalidad. A pesar de las informaciones que apuntan a la firma con Asisa como detonante para que la marcha del doctor se produzca, la intención del club es nombrar a otro jefe de servicios médicos que esté al frente de esa parcela, teniendo a la entidad como mútua para apoyarse como en estos años anteriores ha hecho con FREMAP. Para decidir quién será el médico hay varios nombres encima de la mesa y el club está trabajando por tratar de tener al mejor especialista.

Por su parte, la salida de Pedro Buenaventura pilla menos de sorpresa. Tras un verano aciago en materia de fichajes, con una planificación en la que el Betis Deportivo ha perdido a su columna vertebral y no ha ganado fichajes de contundencia que paliasen esa pérdida, y sobre todo, sin confirmación oficial por parte del club de que Buenaventura había renovado (ya que su contrato acabó el pasado junio) todo hacía pensar que Buenaventura tenía sus horas contadas al frente de la parcela deportiva de la cantera. Otra señal inequívoca fue que tanto la negociación como la posterior firma y foto oficial de la renovación de José Juan Romero fue con el actual Vicepresidente Deportivo, Lorenzo Serra Ferrer, el cual, tras un más que notable verano al frente del primer equipo, parece haber tomado mandos en cantera.

Así las cosas, el club tiene claro el siguiente movimiento que, sin duda apostaría por esa profesionalización de parcelas que tantas veces han nombrado el Presidente, Ángel Haro, y el Consejero Delegado, José Miguel López-Catalán.

Deja un comentario