CRÓNICA| Real Betis 2-2 Getafe CF: El Betis no encuentra la luz

Empate del Real Betis en casa frente al Getafe, que desperdició un 0-2 en la primera parte. Los goles de Sanabria t Boudebouz dejan al menos un punto después de la mala primera parte en defensa.

Aquel que fuera algo supersticioso ya podría olerse lo que iba a ocurrir en los primeros cuarenta y cinco minutos de partido. A la lluvia añadida en el calentamiento de ambos equipos, un gato negro se paseó por el área de Gol Norte, allí donde Adán estaba calentando antes de que el resto de sus compañeros saltara al campo. Además, en el sorteo de campo el Getafe decidió comenzar atacando sobre la portería de Gol Sur, por lo que hubo cambio de campos ya que el Betis siempre prefiere atacar sobre Gol Sur en la segunda parte. Malos augurios o no, el Getafe comenzó el partido con las ideas muy claras, haciendo correr al Betis y yendo fuerte a los balones divididos. No querían los de Bordalás que los de Setién durmieran el partido a base de posesión. Aun así, el Betis tuvo la primera ocasión tras una falta botada desde la banda izquierda que Amat remata y entre Guaita y el larguero evitaron el gol. El Betis poco a poco se fue sacando la intensidad de los madrileños pero ellos se pusieron el mono de faena, bien replegados atrás y buscando el contragolpe. Y en el primero de ellos, Ángel encuentra un balón largo y saca una falta de oro desde la banda izquierda, pero con mejor resultado que la anterior del Betis, pues Bergara remataría en el primer palo logrando el gol para el Getafe.

dnvf3ndvqaaepjyEl Betis no se amedrentó y siguió con su estilo de juego, pero los nervios comenzaron a hacer mella en la defensa cada vez que se perdía un balón arriba. Por ello y en la primera media hora de juego, Jorge Molina logra cabalgar por la banda izquierda, encontrar el pase fuerte y medido al que el defensor bético llega antes, pero dejándosela a placer a Portillo que con toda la parsimonia la clava al palo largo de Adán logrando el segundo. El Villamarín era todo un clamor al ver la parsimonia de sus jugadores cada vez que el Getafe se atrevía a cruzar campo contrario. El Betis tuvo la posesión del balón durante todo el resto de la primera mitad, con un ritmo alto y moviéndose de banda a banda, con un Camarasa en muy buena forma, pero con mucho miedo a perder la pelota y conceder otra jugada. Sergio León falló la imposble tras encontrarse un rechace en área pequeña y recortar sobre el defensa que le hacía la marca, pero su disparo se lo encontró Guita bajo los palos. Excesiva recompensa para un Getafe que si bien le salió todo rodado, pero no merecía tanto.

En el incio de la segunda parte el Betis volvió a demostrar el miedo a perder las espaldas en la contra, sumado que el Getafe le salía todo. Cada balón dividido, cada rechace era favorable tanto en defensa como en ataque, cada jugada acababa en corner o saque de banda a favor. Pese a ello, el Betis quiso buscaar su valentía y tuvo algunos minutos de buen juego y de posesión, pero no estuvo acertado en los minutos finales con un Tello muy fallón y un Guardado muy desubicado.  Después de unos minutos horrosos que puedieron costarle la sentencia al Betis con dos ocasiones muy claras para el Getafe debido a errores de bulto en la salida de balón del Betis. Los Javi García, Amat y Adán estuvieron fatales sacando la pelota desde atrás, lo que provocó el enorme enfado de la grada y los cambios en Setién, que sacó del campo a Tosca y Camarasa para dar entrada a Boudebouz y Sanabria. El Betis se sacó los nervios de encima sobre todo gracias al estado de acierto en el que está Sanabria, que tras un balón de Tello en el balcón del área, el paraguayo se saca un zurdazo de la manga para colar la pelota rasita al palo izquierdo de Guaita. El Villamarín comenzó a creer en el milagro.

Pese a ternelo todo un poco de cara, al Betis se le seguía notando el miedo el cara. Boudebouz no mejoró a Camarasa, pues sigue demostrando que no está ni a la mitad de lo que puede ofrecer y cada pelota que pasaba por sus pies no generaba peligro. Los de Setién eran incapaces de hincarle el diente a un Getafe muy bien replegado atrás y nisiquiera una buena pared de Guardado la pudo aprovechar el mexicano para hacer el empate cuando estaba dentro del área. El paso de los minutos generaba más nerviosismo en los locales que en los visitantes y eso contagiaba a la grada que estaba muy perdida en el arbitraje del ya conocido Mateu Lahoz. Pero la suerte en esta segunda parte estaba de cara para el Betis que encontró oro en un disparo a la desesperada de Boudebouz. A media altura y con su pierna mala. No llegó Guita y el Betis empataba un partido mereciéndolo tanto y tan poco como el Getafe, que se apagó en los minutos finales, a los que Mateu solo añadió 3 después de que el Getafe perdiera tiempo desde prácticamente el 0-1. Al final, empate y gracias a la efectividad arriba y a los errores en defensa. Ahora el Betis tiene 17 días para recuperar a Durmisi y Feddal y volver a la senda de la victoria. Camino que ha perdido.

 

Deja un comentario