La lluvia no fue un problema

Un viernes por la noche, el fútbol en abierto y altas probabilidades de lluvia. Sin embargo esta temporada no hay partido en el que la afición bética no acuda en masa a apoyar a su equipo. El Benito Villamarín, por sexto partido consecutivo en casa, volvió a superar los 40.000 asistentes a pesar de las condicionantes. Los verdiblancos volvieron a sentir el aliento de los suyos desde antes del partido con el espectáculo de luces hasta el último minuto cuando los de Quique Setién buscaban el gol de la remontada.

Y es que los 51.000 abonados que ha alcanzado el Real Betis van a propiciar ambientes espectaculares en el coliseo verdiblanco. Tras alcanzar una cifra récord de de asistencia el pasado partido como local ante el Alavés, cuando acudieron 49.243 béticos al estadio, en la noche de ayer se dio el número más bajo de espectadores en lo que va de temporada. Desde que el conjunto de las trece barras se estrenara en la 2017/2018 ante el Deportivo, la asistencia había ido creciendo partido tras partido, hasta ayer.

Las 42.323 personas que presenciaron el Real Betis-Getafe, con paraguas y chubasqueros en mano, demostraron que aún sin horarios propicios para acudir al fútbol son capaces de apenas dejar butacas vacías. Si además los resultados del equipo acompañan, estas cifras serán una constante durante todo el curso. Cabe destacar que este número, aún siendo la “peor” asistencia hasta la fecha, supera la mejor cifra registrada de la temporada 2016/2017, cuando en la octava jornada del campeonato liguero acudieron 41.714 béticos a presenciar el partido ante el Real Madrid.

Imagen: Real Betis

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.