CRÓNICA| Real Betis 0-1 Atlético de Madrid: Lo intentó hasta que le fallaron las fuerzas

Una semana más, el Real Betis cae derrotado por la mínima. El Atlético de Madrid supo poner freno a un Betis que mejoró en actitud y disposición a ganar, pero que cayó demasiado pronto en la trampa colchonera.

Saltó el Betis al terreno de juego con esa dualidad entre pitos y aplausos en la que anda sumergida la afición. Después de un amago de dejar de cantar el himno y no tener noticias de la grada de animación durante los momentos previos a la salida de ambos equipos, el Villamarín pareció entender que la bandera blanca es el primer paso para salir de este bache. Aun así, el Betis salió muy enchufado al campo, siendo contundente en los balones divididos, recuperando pronto la pelota y sin dejar tener la posesión a los colchoneros. El Betis poco a poco fue teniendo más la posesión y metiendo al Atlético de Madrid en su campo, aunque sin crear demasiadas ocasiones. Solo un disparo de Boudebouz a las primeras de cambio tras una contra de Tello. Los de Simeone se dieron cuenta que no podía dejar las espaldas al aire y optaron por guardar su campo y esperar el error del Betis. Guardado, Fabián y Boudebouz fueron dueños y señores del mediocampo, con el canterano basculando desde el puesto de Javi García a la banda y con gran confianza en la salida de balón. El Atleti no ponía mucho empeño en presionar arriba, pero aun así, los de Setien volvieron a ganar enteros y se volvieron a ver esas jugadas eternas que acaban en centro de Barragán o cabalgada de Durmisi. Boudebouz, en el centro, se manejó muy bien con Tello y Joaquín. Sergio León sigue muy perdido entre tanto defensa.

dqsufjvw4agpz1hEl partido parecía tener un claro dueño, pero era el Atleti el que más cómodo estaba manteniendo a raya a un Betis con ganas de ganar y que fue a por el partido desde la primeras de cambio. El Atleti llegaba poco, Correa y Gameiro eran dos islas que no veían ni de cerca la pelota, pero en un balón largo desde la defensa mientras el Betis intentaba salir de atrás, Vrsaljico centra al área, el balón se pasea por los dominios de Adán y Saul, al segundo palo, llega para empujar la pelota y adelantar a su equipo. Demasiado premio para un Atleti ramplón y con muy poco sobre el campo. Al Betis le costó entrar en el partido de nuevo, no se volvió a ver la buena versión. El gol hizo mucho daño en la moral, el ambiente se enfrió y llegaron los primeros errores en pases fáciles, las pájaras en defensa y los minutos con más posesión rojiblanca. Sergio León tuvo una buena tras un disparo desde la frontal pero Oblak estuvo atento. El Betis se fue al descanso sin creer como iba perdiendo ese partido.

La segunda parte empezó diferente a la primera. El Atleti quiso finiquitar el partido pronto y que no se le acabara haciendo demasiado largo, pero tras varios intentos de aumento de la intensidad que no dieron resultado, volvió a echarse a atrás y esperar, como en la primera parte, el error del Betis o la contra que cerrara la victoria. El Betis fue entonces el que dio el paso al frente, aunque con menos orden que con la frescura de la primera mitad. Fabián y Boudebouz pasaron más desapercibidos y fueron Tello y Joaquín los que intentaron echarse el equipo a la espalda. El Cholo no tuvo problemas en ser descarado a la hora de sacar el delantero Correa y meter al central Giménez, dando a entender lo claro que lo tenía su equipo. El colegiado Hernández Hernández fue muy criticado durante el partido. Muchas de sus decisiones no fueron comprendidas y es que el árbitro lo tuvo fácil, pues  cada acción dudosa siempre era para el mismo sentido.

El Atleti con el paso de los minutos se encargó de dormir el partido, sobre todo gracias al bajón de intensidad con el que el Betis llegó a la hora de partido. Camarasa entró en lugar del mexicano Guardado, que se marchó lesionado. Julio Gracia entró por Barragán en un intento de Quique Setién de armar un equipo más ofensivo, pero el Betis hacía mucho tiempo que había caído en los brazos de Morfeo y le costaba un mundo ir al ataque y formar ocasiones claras. El Atleti fue un muro, con Fernando Torres a la caza de algún balón largo y a la espera de que el partido se acabara. La sensación en el minutos 75’ era que ambos equipos firmaban el final de partido.

Con un desesperante intento verdiblanco de llegar al área contraria tocando la pelota, el partido dio a su fin con el resultado que campeaba en el marcador desde mediada la primera parte. El Betis fue incapaz de hincarle el diente a un Atleti muy ramplón pero lleno de confianza. Otra vez será.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.