CRÓNICA| Málaga CF – Real Betis: El Betis vuelve a rugir

Victoria justa y merecida de un Real Betis que mostró su mejor versión sobre el cesped de La Rosaleda. Sergio León en la primera parte y Camarasa en la segunda, los goleadores. Joaquín anotó de falta directa un gol fantasma que el árbitro no concedió.

No estaba el Betis para alargar su urgencia y lo demostró desde los primeros minutos. Los de Setién estuvieron muy serios ante un Málaga que salió respondon pero con demasiado miedo metido en el cuerpo. Aunque los verdiblancos apenas hicieron nada en los primeros minutos de partido, si fueron los locales los que generaban cierta inquietud en la portería de Adán, sobre todo en jugadas a balón parado. Sin embargo, fue el Betis quién golpeó primero. Una buena jugada de Joaquín acaba en centro hacia Sergio León que no falla y vuelve a anotar un gol poniendo fin a su sequía. El Betis se adelantaba en el marcador y asestaba un golpe casi mortal a su rival que apenas volvió a inquietar la portería de Adán en lo que restaba de primera parte. Lo más reseñable fue una falta lateral de Joaquín que el portero Roberto saca bajo palos y el árbitro no concede gol cuando después de todas las repeticiones e incluso todos en el directo lo vieron dentro.

El Betis volvía del descanso con la moral por las nubes y finiquitó el partido nada más volver, cuando en una gran jugada de combinación, un centro de Barragán lo remata Camarasa a puerta vacía para hacer el segundo y ganar enteros todo el equipo. Con Amat haciendo de Javi García, un excelso Fabían y un Joaquín con el corazón en la boca, el Betis controló de cabo a rabo el partido. Hubo tiempo para ver a Javi García y al canterano Aitor Ruibal. El Málaga lo intentó por verguenza pero se encontró ante una defensa verdiblanca muy seria y que lo sacaba todo. Al final, el Betis se lleva los tres puntos por tercer campaña consecutiva en La Rosaleda y pone fin a la mala racha de dos meses sin ganar, asciende a la octava posición y gana enteros para acabar el año con otra victoria en el Benito Villamarín.

Deja un comentario