CRÓNICA| Real Betis 0-2 Athletic Club: El eterno atraco de siempre

Derrota del Real Betis en el atraco de Martínez Munuera, que no decreto un gol fantasma a favor del Betis con 0-0 e incendió el partido con acciones muy cuestionadas.

drrnwchxcaalpo9Repetía el XI de Málaga Quique Setién la primera vez en toda la temporada y además, sin debates de cara al derbi. Feddal, Mandi y Jordi Amat salieron de la partida pese al riesgo de perderse el derbi por acumulación de partidos. El Betis salió a ganar desde los primeros minutos, queriendo enganchar pronto a su afición en esta tarde-noche fria de diciembre. En los primeros minutos, el partido estuvo bastante igualado ya que tanto béticos como bilbainos querían tener la posesión. El Betis asustaba más con llegadas por banda de Tello, principal peligro bético, y un Joaquín que estaba en cada jugada. Camarasa, en la mediapunta, fue un puñal en la presión alta del Betis que estaba muy metido en el partido, rápido en la recuperación de balón y asumiendo riesgos en la salida desde atrás. En un contragolpe precedido por una robo de Camarasa, el propio exlevantinista encaró la portería y pese a la presión de los defensas disparó y entre Herrerín y el palo evitaron el gol del Betis. Posteriormente, Camarasa también forzaría una falta que daría pie a la jugada polémica del partido. Joaquín bota la falta, el portero la saca y rebota en un defensa. El balón va hacia la portería y bajo la línea de gol el portero saca de nuevo la pelota. Todo el Villamarín fue un clamor ante el segundo gol fantasma no decretado en apenas una semana. Martínez Munuera ya comenzaba a escuchar el run run de la grada en disconformidad con su arbitraje. El Betis se vino arriba enrabietado por el gol y embotelló al Athletic en su campo, pero sin ser capaz de hincarle el diente. Poco a poco y con el paso de los minutos el Betis bajó el ritmo y le dio la pelota a un Athletic que dio un paso al frente y gozó de las mejores ocasiones. Un balón sacado por Feddal bajo palos y una parada de Adán al bote de una falta directa de Susaeta. Con el cero a cero firmado para el descanso, en un corner, Jordi Amat forcejea con Laporte y este acaba derribado. Todo normal, como en cada corner de cada partido, pero el colegiado con el Betis ya sacando la pelota en manos de Adán, señala penalti y con vehemencia expulsa a Jordi Amat por el motivo que solo él vio. El Betis se quedaba con un hombre menos con más de 50 minutos por disputarse de partido y encima Raúl García anotaba para los visitantes. El partido cambiada radicalmente de cara a la segunda parte.

Al regreso de los vestuaros, al Betis se le notó demasiado el golpe anímico del gol y el jugador menos. Salió a agruparse atrás y no condecer espacios y buscar el contragolpe, con demasiados riesgos, pues los visitantes llegaban al área con mucha facilidad. En una de ellas, y no exenta de polémica por posible fuera de juego, Raúl García estrella la pelota en el larguero. El Betis jugaba desquiciado por un Martínez Munuera que no pitaba manos, faltas o fueras de juego que sacaban al equipo del partido e incendiaban la grada. El Athletic tocaba y tocaba y llegaba con facilidad pero sin fortuna, el Betis estaba ordenado atrás pero lento en la salida de balón. Aun así, Sergio León gozó de una buena ocasión en un mano a mano complicado y que Herrerín sacó habilmente. Pese a todo el Betis no se rindió y tuvo amagos de ir al ataque con descaro, volviendo a tener la pelota y metiendo en su campo a un Ahtletic cada vez más cansado y esmerado en perder tiempo. Quique Setién dio entrada a Boudebouz por un fundido Camarasa.

Mediada la segunda parte, el Betis se animó, sobre todo encendido por el lamentable arbitraje que estaba dando Martínez Munuera, con fallos clamorosos que enrabietaron a un Betis que vio como no se le pitaba un posible penalti sobre Sergio León en un buen contragolpe. El estadio se incendió con un “manos arriba, ésto es un atraco” e incluso Joaquín vio amarilla por protestar. Para más desgracia, la fortuna se alineó con los visitantes que tras una jugada por banda derecha de Saborit, su centro rebota en Feddal y se cuela dentro poniendo punto y final a la intentona del Betis en enmedar el marcador. Aun así, y en el descuento y el partido finiquitado, el Betis sacó la honra de pelear cada pelota, seguir queriendo llegar al ataque, cosa que la grada le agradeció con un ensodecedor aplauso al final del partido. El Betis se quedó con la miel en los labios de saber que hubiera pasado si a Martínez Munuera no le da por convertirse en el enemigo de la verdiblanca Navidad.

Un comentario sobre “CRÓNICA| Real Betis 0-2 Athletic Club: El eterno atraco de siempre

  • el 22 diciembre, 2017 a las 21:41
    Permalink

    Un poco mas parcial la crónica y la podría firmar la misma web del Betis, seguid así y pronto obtendreis un carguito en los medios del Betis.

    Respuesta

Deja un comentario