Joaquín y Fabián, el ruido que Lopetegui debería escuchar

El otro día el Real Betis cerró triunfantemente una buena primera vuelta en su feudo, ganando no sin sufrimiento al Leganés por 3-2. Una primera vuelta en la que, a modo de resumen, podemos decir que dos de sus mejores hombres han sido canteranos y gente de la casa, como es el caso de Joaquín y Fabián.

El portuense por su parte ha disputado un total de 19 partidos en Liga y uno en Copa. Un total de 1.511 minutos en los que ha influido en el Betis con 4 goles y 4 asistencias. A sus 36 años, hemos podido verlo hacer auténticos derroches físicos y llegar al minuto 90 corriendo como si fuese el minuto 10, como así pudimos observar en el último encuentro en Liga.

Por su parte, el palaciego ha dado el salto que de él se esperaba, siendo un fijo en las alineaciones de Quique Setién y disputando 15 partidos en liga y uno en copa, con un total de 1.058 minutos en los que ha marcado dos goles y dado dos asistencias.

El estado de forma de los que llevan a día de hoy el timonel del equipo no debería pasar desapercibido para un seleccionador nacional que, en año de mundial, estará inmerso en millones de dudas. A pesar de que seguro tendrá una idea fija en su cabeza, durante su corto periplo en el banquillo de la Roja, Julen Lopetegui ha demostrado ser un seleccionador justo al que no le ha temblado el pulso para tirar de nombres como Adrián San Miguel en la portería o Iago Aspas en la delantera cuando así estos han demostrado estar a la altura de la camiseta nacional.

A favor de Fabián está el hecho de que en los últimos meses también se ha convertido en fijo en las alineaciones titulares de la Selección sub-21 incluso llegando a debutar como goleador en el partido que enfrentó a la “rojita” contra Islandia en Noviembre del año anterior y seguro que Albert Celades pasará un buen informe a su superior si así lo requiere. En contra, que juega en una posición en la que hay superpoblación y sobre todo, futbolistas mucho más consagrados que él, con más experiencia y en los que Lopetegui confía más.

Por su parte Joaquín tiene en contra el gran hándicap de la edad. Tiene 36 años y hoy por hoy se tiende a tener selecciones en las que se prime más el trabajo de los jóvenes con futuro aunque haya viejos roqueros que sigan dando espectáculo y, sobre todo buenos números. A su favor, el precedente de que no hace mucho, David Villa volvió a vestir la camiseta de la Roja gracias a su buen papel en la MLS americana. Las comparaciones son odiosas pero lógicamente, hablando desde una perspectiva deportiva prima más el hecho de demostrar un muy buen nivel en una liga como la española que en la incipiente pero aún muy verde MLS. Lógicamente, Joaquín Sánchez no tiene la campaña mediática que tuvo David Villa y la presión para dejar fuera al portuense no sería la misma, dejado el caso, que la de dejar fuera a un jugador que ha sido emblema en España y Europa.

La situación es la que hemos contado. Queda media liga para que estos jugadores sigan haciendo el mismo ruido y para que Lopetegui empiece a mirarlos. Lo que está claro es que, igual un mundial es hablar de palabras mayores, pero Joaquín y Fabián se han ganado, cuanto menos, el derecho a vestir la camiseta del primer equipo nacional en esta primera vuelta, y con creces.

Deja un comentario