El Betis ya sabe lo que es ganar a un invicto Barcelona en Liga

El Real Betis recibe este domingo al Fútbol Club Barcelona tras haber sumado 9 puntos de los últimos 12 en juego y encaramarse al séptimo puesto de la tabla clasificatoria. Los de Quique Setién se medirán al actual líder de LaLiga con el fin de mantener las buenas sensaciones de los últimos encuentros.

No será nada fácil extraer algo positivo de este choque, pues los azulgranas se han mostrado prácticamente intratables en la primera vuelta de la competición doméstica. No conocen la derrota en la misma después de la disputa de los primeros diecinueve partidos ligueros, sumando 51 puntos de 57 posibles. O lo que es lo mismo, un total de dieciséis victorias y de tres empates.

Sin embargo, no sería la primera vez que el Betis es capaz de acabar con una racha de imbatibilidad del conjunto culé en la historia reciente de la máxima categoría del fútbol español. De hecho, son hasta dos veces las que los verdiblancos hicieron posible esto en lo que va de siglo XXI.

La primera de éstas ocurrió en la cuarta jornada de la temporada 2002/03. Fue en un escenario poco habitual, pues pese a que el conjunto heliopolitano ejercía de local el choque se tuvo que disputar en el Nuevo Colombino. Los incidentes del anterior derbi sevillano llevaron al cierre del coliseo verdiblanco durante dos partidos. Así, el Betis se desplazaba a la capital onubense para medirse a un Barcelona entrenado por Van Gaal y que había comenzado el curso con dos victorias y un empate.

Ya desde el inicio los verdiblancos mostraron su superioridad sobre el verde y superado el ecuador del primer período un jovencísimo Víctor Valdés derribaba a Capi dentro del área y el colegiado señalaba el punto de penalti. El encargado de lanzar y, a la postre, materializar la pena máxima fue Alfonso Pérez Muñoz, que ese año jugó en el Betis cedido precisamente por el equipo de la ciudad condal. En la segunda mitad, el cuadro heliopolitano terminaría arrollando a su rival. Primero fue Joaquín, tras un disparo al palo corto previa internada por la banda derecha, y posteriormente le tocó el turno a Fernando Varela. El nazareno firmó el mejor gol de su carrera aquella noche. Partió desde el costado derecho de su propio campo y sorteó a Fernando Navarro, a Mendieta, a Frank de Boer y a Puyol para terminar lanzando un zurdazo espectacular a la escuadra y poner, al mismo tiempo, el 3-0 definitivo en el marcador.

La segunda ocasión se dio en la campaña 2004/05. Era la jornada 11 y el Barcelona, dirigido por Frank Rijkaard, se plantaba en Heliópolis habiendo sumado 26 puntos de los primeros 30 posibles. Ocho victorias y solo dos empates que les eran más que suficientes para ocupar el primer puesto de la clasificación, algo que harían hasta el final de temporada y que les llevó a conseguir el título liguero. Sin embargo, de su visita al feudo verdiblanco no se llevaron nada. Tras un primer tiempo sin goles, nada más comenzar la segunda parte Edú batía a Víctor Valdés al recibir un centro de Joaquín. Después, Oliveira recibía un pelotazo de la defensa bética y aprovechaba una indecisión de Puyol para plantarse solo frente al meta azulgrana, regateándolo y haciendo el segundo para los suyos. Poco después, Gerard López conseguía acortar distancias, pero el 2-1 ya sería inamovible y el Betis sumaría tres puntos que le situaban a otros tantos del cuarto puesto, ése que lograría a final de liga en aquel inolvidable año.

De esta forma, por todos es sabida la dificultad que entraña enfrentarse a un rival con un potencial tan alto y con una racha tan positiva, pero el Betis ya ha demostrado en dos ocasiones que no es imposible vencerle en una tesitura similar. Dicen que no hay dos sin tres, y este domingo es una ocasión idónea para hacerlo. Habrá que esperar hasta entonces para comprobar si los de Quique Setién logran esta hazaña.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.