La puerta de salida se activa también en el Villamarín

Está claro, y más para un equipo modesto como el Real Betis, que para acometer fichajes primero hay que liberar un tope salarial que se cerró con el último mercado casi casi al límite. Así las cosas, antes de entrar, primero el Betis va a tener que deshacerse de lo que a día de hoy no cuenta demasiado, y hay nombres propios en este caso.

En primer logar, Alin Tosca. El rumano tiene ofertas europeas y podría concretarse en muy breve su salida, se desconoce la cantidad pero podría incluso dejar algo de dinero en las arcas del club esa operación. Otro que parece tiene las horas contadas es Nahuel. Apuesta personal de este cuerpo técnico lo cierto es que al extremo no le han faltado oportunidades en el Betis, pero, ya sea un exceso de presión externa o que cualitativamente no está a la altura, lo cierto es que finalmente Quique y Eder han tenido que claudicar y el extremo abandonará en breve la disciplina bética, todo parece indicar que poniendo rumbo a la Masía. Esta operación solamente supondrá el hecho de liberar parte del tope salarial puesto que el futbolista está en el club como cedido por el Villarreal. El tercero en discordia que parece que va salir también es Rafa Navarro. Tras su actuación en el partido de vuelta de Copa frente al Cádiz el canterano desapareció de las convocatorias y son varios los equipos de Segunda División interesados por su cesión.

Estos tres son nombres que con seguridad tienen las horas contadas como béticos, pero también hay un fuerte rumor de que el Betis trata de hacer con Juanjo Narváez algo parecido a lo que hizo con Fabián. Cederlo a un equipo para que tome galones y experiencia en la Segunda División.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.