OPINIÓN | ¡Gracias, Juan!

Esta tarde se confirmó tu salida del Real Betis y, aprovechando la oportunidad que me brinda esta web y su audiencia me gustaría darte las gracias públicamente, gracias por haber sabido llevar tan bien todas las connotaciones que la palabra Betis tiene a una pista de fútbol sala, terreno desconocido para el bético hasta hace relativamente poco.

Porque eres trabajo, el trabajo que supone ser titular indiscutible con tan poca edad en un equipo que desde que decidió lucir el escudo que ahora lleva en el pecho, se cargó de una responsabilidad y un peso enorme. Tú supiste aguantar el peso y tus hombros nunca flaquearon, al revés, si hacía falta incluso insuflabas aliento para que tus compañeros saliesen más fuerte todavía. Además, paralelamente has sabido continuar tus estudios. La facilidad en un mundo como este, con el que se te puede ir la olla y la frialdad que tú has mostrado en todo momento te hace el ejemplo perfecto para cualquier chaval que quiera llegar a algo y no abandonar la parcela académica.

Porque eres quejío y quiebro, ese de romperte y no dudar en apretar los dientes para volver. Tirarte a los pies de quien haga falta para que el balón no entre en la portería.

Eres también esperanza, la esperanza de ver entrar un balón sin remedio y que de repente apareciese una de esas manos salvadoras. Puro manquepierda, el manquepierda de verdad, el de que no importaba un gol encajado cuando había tanto trabajo detrás por parar cada balón.

Para los que hemos crecido en el Fútbol sala casi a la par contigo, eres casi el último resquicio de ese Betis FSN del Francisco de Dios Jiménez, ese del Levante, del Jaen Paraíso Interior, el del San Pablo a reventar…el Real Betis FSN del gol de Miguelín por la escuadra a las primeras de cambio a la que el pabellón respondió rugiendo y anunciando al mundo que “estamos locos de la cabeza”.

Vamos a echar en falta tus carreras a la otra punta para celebrar el gol con tus compañeros. Vamos a echarte en falta y hablo en plural porque no creo que sea el único. Mucha suerte en tu nueva etapa y que sepas que te has ganado el cariño de parte del beticismo.

¡Gracias, Juan!

Deja un comentario