Varela, el Barça y un gol para la historia

Corría el año 2002 cuando el Euro se implantaba de manera definitiva en nuestro país. En aquel año de contrastes, España vivió una de las mayores catástrofes ecológicas que se recuerdan con el hundimiento del Prestige, y el sonado conflicto armado con Marruecos por el famoso islote Perejil. Un año donde España vio como el Real Madrid de los galácticos se llevaban su 29ª campeonato de liga y como un árbitro anulaba incomprensiblemente el gol que le daba el pase a la Selección española  a las semifinales del Mundial de Corea y Japón. Pero no solo se recordará aquel año por aquello, sino por el estratosférico gol que marcó Fernando Varela al Barcelona de Guardiola, Kluivert y compañía.

En aquel año, el Real Betis con Víctor Fernández a la cabeza, venció al FC Barcelona por un contundente tres a cero que hizo las delicias de los miles de aficionados béticos. Unos aficionados que tuvieron que desplazarse al Nuevo Colombino de Huelva debido a los incidentes que se produjeron en el famoso derbi de las bengalas. Unos hechos que conllevaron el cierre del Ruíz de Lopera y el posterior exilio del equipo verdiblanco a tierras onubenses. Pero aquel partido no se recordará por aquel destierro ni por los goles de Alfonso y Joaquín, sino por el maradoniano gol que se sacó de la manga el canterano bético Fernando Varela. Un jugador que entró en la historia de la Liga española por anotar uno de los mejores goles de la última década.

1485258658183varela800Fernando Varela, partícipe en los últimos éxitos importantes del Betis, se convirtió en Lionel Messi durante una noche. Aquel aclamado y recordado gol de Varela no fue moco de pavo. El que fuese lateral del conjunto heliopolitano durante seis campañas, empezó la jugada desde su campo. Ochenta metros separaban a Fernando de la gloria. Un reto mayúsculo para cualquier futbolista pero para él no había nada que perder. El lateral sevillano sorteó a todo aquel que se osaba ponerse en su camino. A todos los arrolló a base de potencia, zancada y regates. Ni Cocu ni Fernando Navarro ni Mendieta ni Puyol pudieron hacer nada para frenar el ímpetu del carrilero nazareno, que batió a un jovencísimo Víctor Valdés con un zurdazo antológico.

Un gol que el mismísimo Lionel Messi habría firmado. Pero no fue el astro argentino el que hizo aquel gol, sino un jovencísimo sevillano que destrozó con su gol al Barcelona de  Louis Van Gaal y dejó para el recuerdo un gol que quedará para siempre en la historia del Real Betis Balompié.

 

Deja un comentario