OPINIÓN| ¿Hasta cuando, Betis?

Va siendo hora ya de que el Real Betis Balompié de un golpe sobre la mesa. Hace mucho, pero que mucho tiempo que el club no es defendido como se merece una institución centenaria, en una de las ciudades más importantes de España y con tal masa social detrás, delante, a la derecha y a la izquierda. Es muy facil y resulta muy barato reirse del Betis, criticarlo, manejarlo y tratarlo como un cero a la izquierda. Y para colmo, somos ese hermano, o primo, que siempre está para ayudar a los demás, eterno segundón y del que todos se ríen porque de bueno es tonto.

Evidentemente, la trayectoria deportiva de los últimos años no era la idonea para tener la cabeza alta, y durante unos años hemos vivido y nos hemos alimentado de la fidelidad de la afición y de llenar el campo cada 15 días, pero ahora las cosas han cambiado, y parecer ser que la paz institucional tan deseada y necesaria nos garantiza otro horizonte donde poder levantar el vuelo y escalar hasta donde merecemos. Y algo debemos estar haciendo bien cuando las vecinas cuchichean a las espaldas e intentan sabotearte.

feddal-derbiEl derbi del Sánchez Pizjuán escoció mucho, no lo podemos negar. Sobre todo porque se cree el ladrón que todos son de su condición, y si para un sevillista lo más importante es la rivalidad antes que el disfrute personal de un éxito propio, se creerá que para un bético también, y desde ese día la sed de venganza lo cegará aunque arrastre a otro club histórico y emblemático. Si algo diferencia al bético del sevillista es que éste es más antibético que aficionado de su equipo, y cada día demuestran esta teoría que vengo manteniendo desde un tiempo a esta parte. Su único disfrute es refregar sus éxitos, títulos, ventas y finales, y evidentemente escuecen porque la rivalidad es así, pero a ningún bético se le va la vida porque el Sevilla gane, al revés, primero el Betis, después el Betis y si eso después el Betis.

Por eso ya va siendo hora de que plantemos lo que hay que plantar sobre la mesa, que dejemos de ser los tontos de turno que animamos al portero del equipo rival cuando ha tenido fallos dentro de una profesión que ha elegido él y que puede dejar cuando quiera si tan mal lo está pasando. Sobre todo cuando no es que en alguna ocasión sea viceversa, si no que en el vestuario de Old Traffor con el Sevilla recién clasificado para los 1/4 de final de la Champions, el primer recuerdo sea que “Nadie conoce al Betis, porque es un perdedor, suben y bajan, suben y bajan, parece un ascensor”; y su entrenador en una rueda de prensa diga que prefiere jugar los martes aunque estén más cansados que el Betis porque no los juega, y que su presidente imponga cambiar de fecha un partido del Betis porque éstos llegarán más descansados al derbi o que después de la manita del Pizjuán intenten pagar la cláusula de Fabián. Son todos esos detalles que “engrandecen” a un club, y que toman por tonto al otro. Ya es hora de que despiertes, Betis. ¿Hasta cuando vas a estar dormido?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.