OPINIÓN| Crecer es aprender a despedirse

Parafraseando al publicista y comunicador Risto Mejide, crecer es aprender a despedirse. Él, cuando pronunció esa frase se estaba refieriendo a otros temas más trágicos, pero se puede extrapolar perfectamente al Real Betis, y al fútbol en general. En España y más aún en el sur de la misma, somos muy pasionales. No entendemos el fútbol como un deporte, si no como un sentimiento, un estilo de vida y casi una religión. Y creemos que los jugadores que pasen por nuestros equipos tienen que tener esa vinculación especial entre su corazón y el escudo, y no entendemos como hay algunos que pienses más en sus contratos, su crecimiento económico y su vida en particular, tachándolos de peseteros y mercenarios. ¿O es que acaso nosotros no dejaríamos nuestro trabajo actual por otro donde nos pagasen más y mejor?

fabian-zonamixtaEn definitiva, crecer es aprender a despedirse. A despedirse de aquellos jugadores que nos han hecho felices, que nos levantan del asiento y nos hacen celebrar goles o paradas. Crecer para seguir despidiéndonos. Porque hasta el jugador más fiel ha pensando en algún momento irse y triunfar en otros lares, o ha llegado a hacerlo, y es ley de vida, algo normal. Por eso, si Adán se va no se acaba el mundo. Y si se va Fabián, más de lo mismo. Aprender a decir adiós a éstos jugadores, entender que se tratan de activos en una empresa, activos que suben o bajan de valor y que el crecimiento de la entidad va ligado al rendimiento económico y que para tener más dinero hay que vender. Ningún club vive de sus abonados. Por que luego se nos llena la boca y se nos infla el pecho al decir que “pasan los años, pasan los jugadores pero nosotros seguimos presentes”, pero por detrás vamos criticando que se venda a tal jugador o el club se desprenda de Fulanito o Menganito.

Es el siguiente paso de este Betis que quiere convertirse en un club grande en Europa. Tras la mejora deportiva y la paz social, el siguiente paso natural es el de convertirse en un club vendedor, que las arcas se llenen cada verano y tener una dirección deportiva eficaz, que haga olvidar a los jugadores que se vayan, y eso con Lorenzo Serra Ferrer parece cumplido.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.