CRÓNICA| Girona CF 0-1 Real Betis: El barco va contra viento y marea

Quinta victoria consecutiva del Real Betis en un partido muy trabado ante un Girona muy peleón y que vió hasta tres goles anulados. Loren Morón dio el gol de la victoria y los de Setién se asientan en la 5ª plaza.

Llovía sobre el cesped de Montilivi al comenzar el partido, un cesped perfecto para los intereses de ambos equipos. Al Betis para aguantar la pelota y al Girona para salir rápido, pero el guión del partido al inicio fue todo lo contrario, pues el Girona salió a morder, presionando y quieriendo quitarle la posesión a un Betis que salió bien plantado, pero muy exigido, y demasiado pronto Mandi perdió una pelota en el área pero Dani Giménez reaccionó bien al mano a mano ante Portu. La balanza del partido fue poco a poco decantándose a favor del Betis, que tenía poco peligro en las posesiones largas, pero creaba ocasiones cada vez que lograba salir de la presión gerundense. Junior tuvo las dos más claras del Betis, en sendas llegadas al área donde acabó llegando más tarde que el defensor que desbarató las ocasiones. Pero los verdiblancos iban poco a poco generando más nervios en la defensa del Girona, demostrando que tiene más efectivos para lograr goles. Mandi no acertó a apuntar a portería un remate de corner en el segundo palo, y Fabián mandó muy lejos un disparo desde la frontal. El Betis parecía que iba a ser el primero en marcar, pero fue el Girona que se aprovechó de un remate en el área pequeña tras peinar un atacante la pelota, pero por suerte era posición ilegal y el árbitró anuló la jugada. El Girona aprovechó la inercia de la ocasión para volver a dar un pasito al frente, y cuando más lejos estaba de la portería, Joaquín recupera una pelota en campo contrario, cabalga a rival y tras dejar atrás a dos rivales, encuentra el pase milimétrico a Loren Morón que bate de forma magistral a Bono para hacer el primero en el 37 de partido. El Betis se adelantaba en el marcador por que golpeó mas fuerte que un Girona que siguió intentándolo y metió el susto en el cuerpo cuando Mandi compromete a Dani Giménez, que con la pelota en el aire a media altura no acierta a despejar, aunque por suerte hubo lio y cuando disparó a puerta ya estaban los defensores para sacar la pelota bajo palos. Los de Setién supieron sufrir y manejar bien los nervios de un Girona sobreexcitado y que se llenó de tarjetas.

dasguwqwaaedgl3En la segunda parte, el Girona cogió el mando del partido y apenas lo soltó durante toda la segunda parte. El Betis decidió bajar el culo y arremangarse para sacar balones del área, pues los locales abusaron de los centros que siempre chocaban contra un muro que eran Bartra, Mandi y Javi García. El árbitro tuvo el amague de devolver la balanza de las cartulinas y cargó al Betis demasiado pronto. Setién sacó del campo a un muy fatigado Sergio León para dar entrada a Tello, que aprovechó muy bien cada espacio que los gerundenses dejaban atrás y que cada vez estaba más roto. El paso de los minutos benefició a un Betis que intentaba dormir el partido con posesiones largas y esperando a un Girona que sabía del peligro de no guardarse las espaldas. Sanabria volvió a un terreno de juego varios meses después y su función la cumplió a la perfección, pues supo recibir de espaldas y forzar las faltas de un excitado Girona al que los nervios del paso de los minutos le jugaron malas pasadas. Aun así, tuvo sus ocasiones, y como en la primera mitad vio anulado hasta dos goles por fuera de juego de Stuani, aunque el tercero más discutido, pues Stuani parte de posición legal pero es Mojica quién hace intento de rematar y él si estaba en fuera de juego.

Setién volvió a mover el banquillo y dio entrada a Campbell, que también fue un desquicio para los defensas del Girona que quierían recuperar pronto y se cargaron de faltas que enfurecían a la parroquia local, que terminó de calentar a sus jugadores. El Betis pudo anotar el segundo, pero el contragole de Tello estuvo mal decidido y tuvo que echar la pelota atrás, a los manos de un Guardado que se echó el equipo a la espalda y asumió los galones de sacar la pelota desde atrás, apoyando a los centrales que en ningún momento negociaron con el estilo, solo en casos contados. Dani Giménez también apareció en un cabezazo que tuvo que despejar de corner y volando, además, luego recibió un codazo en el salto que obligó a saltar a las asistencias. El Betis fue muy inteligente en los minutos finales, sin entrar en el fuego cruzado del Girona, muy desesperado y con jugadores fuera del partido, como Portu, que se jugó la expulsión tras un duro pisotón a Guardado.

El partido acabó lejos de la portería del Betis, que supo sufrir y mantener a raya a la delantera local y ayudado por los fueras de juego bien señalados por el colegiado. Quinta victoria consecutiva y permanecen los de Setién en 5ª posición pase lo que pase en el duelo de mañana entre Sevilla y Villarreal.

 

Deja un comentario