CRÓNICA: Real Betis 2-2 Sevilla FC: Un empate que nos vale, y punto

Empate del Real Betis en el derbi del Villamarín que sirve para asegurar la sexta plaza y pelear en Leganés por la quinta. Bartra y Loren marcaron los goles verdiblancos.

Si algo tiene el Betis de Quique Setién es personalidad, y si había alguna duda de que al Betis le iba a faltar personalidad en los primeros compases de partido, éstas quedaron totalmente disipadas en cuanto el colegiado decretó el inicio del encuentro. El Betis tuvo la pelota desde muy pronto, sin presión con libertad, ante un Sevilla que decidió esperar en su campo a que los verdiblancos vinieran arriba y pillarles con las espaldas desnudas. Y aunque no se inquietó la portería de David Soria, en el minuto 5 de partido, Bartra cabecea adentro una falta lateral botada a la perfección por Joaquín. El catalán se estrenó como goleador en la presente campaña y en que momento, el delirio se apoderó de las gradas. Al Betis de nuevo no le faltó personalidad e hizo lo que quería ante un Sevilla que jugó andando y con los fantasmas del partido de ida rondándole por la cabeza. Fabián fue dueño y señor del centro del campo, desesperando a los rojiblancos que pronto fueron cargándose de amarillas. Primero Sarabia por cortar un contragolpe de Fabián y luego Lenglet, por soltar el brazo en la pugna con Sergio León. Pero inexplicáblemente, cuando más miedo generaba el Betis, dio un paso atrás y le regaló la pelota al Sevilla, que primero no sabía que hacer con ella y pronto acababa perdiéndola o regalándola, pero pronto Banega comenzó a entrar en juego, aunque sin peligro alguno y muy lejos del área de Pedro. El Betis no sabía salir tocando de la presión y muchas pérdidas en campo propio generaron más de un enfado en la afición, que no entendía como su equipo se había complicado un partido que parecía cómodo a priori. Cierto es que el Sevilla no inquietó a Pedro, ni un solo tiro a puerta aunque si varios corners. Los jugadores rojiblancos andaban desquiciados con Álvarez Izquierdo, pues entendían que cada pugna por la pelota debía ser falta a su favor. El Betis acabó pidiendo el descanso, preocupántemente fatigado y peligrósamente vivo en el partido. Mercado se rompió y tuvo que ser sustituido, entrando Ben Yedder en su lugar.

La segunda parte no mejoró la cara de un Real Betis que salió siendo un mar de dudas y un manojo de nervios. El Sevilla tenía agarrotado a los verdiblancos y desde muy pronto los obligaron a afanarse en defensa y estar muy lejos de la portería de David Soria, que tuvo una segunda parte plácida. Guardado tuvo que ser sustituido, reinqueante por sus molestias, dejando su sitio a Boudebouz, que en ningún momento controló el ritmo del partido, al contrario, estuvo muy fallón en los primeros balones que tocó. Un Betis desbordado, pero muy bien en defensa, encontró demasiado castigo en una jugada donde Ben Yedder se planta en línea de fondo, dentro del área, y tras una jugada trastabillada, ni beticos ni sevillistas saben aun como esa pelota acabó entrando, poniendo el empate en el marcador. El Sevilla no se vino abajo, pero tampoco el Betis, que dio entrada a Loren y gozó de una oportunidad clarísima para poner a su equipo por delante, pero se llenó de balón en el mano a mano. Fue el Sevilla el que de nuevo golpeó, en una jugada llena de polémica, pues la contra sevillista la facilita un control con la mano, y para colmo, el gol de Kjaer llega en un corner que no era, pues Sandro fue el último en tocar. Demasiado castigo de nuevo para un Betis que, aunque fuera de ritmo, no le perdió la cara al partido, y demasiado premio para un Sevilla que apenas llegó dos veces. El Betis sin embargo se vino arriba, con la entrada de Tello estaba más fresco en la recuperación, y de nuevo tras una buena jugada, esta vez sí, Loren no falla ante David Soria rematando desde el suelo un rechace del propio portero.

Con apenas diez minutos por delante, las gradas del Villamarín fueron una caldera, evitando que cayeran mas goles en la portería bética. El partido acabó muriendo en campo del Sevilla, pese a que fueron los rojiblancos los que mantuvieron la tónica habitual y no perdieron la posesión. Al final, empate que sirve a los dos, pero sobre todo al Betis, que asegura ir directamente a la Europa League sin tener que merendarse tres previas entre julio y agosto.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.