CRÓNICA| AC Milan 1-2 Real Betis: Y eso que nos robaron

Victoria de prestigio del Real Betis en San Siro donde fue mejor y pudo golear, pero un gol legal de Sanabria fue anulado con el 0-1. Al final, hubo que sufrir después de que Cutrone recortara distancias en el 82’.

Que hubiera 7.000 béticos en Milán no podía quedarse sin premio. El Betis salió al verde de San Siro arropado por los suyos, que acallaron a los tifosi rossoneri durante todo el partido y eso facilitó las cosas, así como comprobar desde el primer minuto que el AC Milan no venía a encerrarse atrás. Tenía mucho que perder. Los de Gattuso venían con el eco de la derrota en el derbi del pasado domingo ante el Inter y no podían permitirse una nueva derrota. Al Betis le costó dominar el encuentro y los primeros minutos fueron muy igualados, ante un Milan que quería tocar y llegar, aunque eso lo hacía sin peligro. Con dos delanteros, el Betis buscó mucho sorprender con velocidad, pero ni Sergio León ni Sanabria estaban muy acertados, además, William Carvalho erró demasiado, dando vida al Milan en cada recuperación. Eso sí, al Betis se le vio un equipo más hecho, más rápido en el robo y con mejor criterio tocando, algo que a los locales le fallaba sobre todo saliendo desde atrás. El partido estaba muy igualado, hasta que ocurrió eso que suele agitar un encuentro y al Betis le costaba horrores: marcar. Sanabria aprovechó un centro raso de Lo Celso al que no llega Pepe Reina y el paraguayo mete la puntita de la bota para poner el primero. Los de Setién se desbordaron y aprovecharon el jarro de agua fría recibido por el Milán, que se fue completamente del partido y Sanabria volvió a marcar dos minutos después, pero el juez de línea decretó un inexistente fuera de juego tras ver la repetición. El Betis pudo irse al descanso con más tierra de por medio y el sabor fue agridulce cuando el árbitro señaló el descanso. Antes de eso, Reina pudo sacar con el codo un balón fuera del área que la repetición no aclara y podría haber visto la roja por ello. Además, Higuaín metió el miedo en el cuerpo al quedarse solo ante Pau, pero perdió peligro al recortar y encontrarse con Mandi al corte.

 

Tras el descanso, Gattuso introdujo ataque metiendo en el campo a Suso y Cutrone. Con el marcador a favor, el Betis mejoró sobre todo al poder encontrar más espacios en la defensa milanista. Los locales querían tener más la pelota pero los verdiblancos estaban muy bien plantados en el campo, además, Carvalho mejoró su imagen y se erigió como dueño del centro del campo de San Siro. Pero a los diez minutos de la segunda parte, Lo Celso aprovecha un rechace al borde del área para controlar y clavarla ajustada a la escuadra de Reina. Un golazo del argentino que desataba la locura en la afición bética y la decepción en los milanistas. El segundo gol del partido relajó al Betis, que pudo permitirse el lujo de esperar bien plantado en el campo ante un Milan con más corazón que ideas y que al Betis le valía con esperar un error para matar a la contra, por eso Setién dio entrada a Tello por Sergio León. Los verdiblancos jugaron con el paso de los minutos, sin ser demasiado exigidos, Pau López ni apareció, pero igual que Lo Celso la clavó, casi lo hace Samu Castillejo tras un disparo fuerte desde fuera del área que se fue al palo. El Milan avisaba de que el partido se podía hacer largo y finalmente al Betis se le hizo, sobre todo cuando Cutrone aprovechaba un pase raso de Castillejo al área pequeña y recortaba distancias a seis minutos del final. El partido cambió radicalmente y el Betis se puso en modo defensivo, bajando el culo y teniendo que arremangarse en defensa, aunque no sufría un asedio, pues el Milan dominaba la pelota pero no sabía como crear peligro. Castillejo tuvo una muy clara al recibir una pelota ante Pau López pero Bartra se adelantó y le robó la cartera, aunque hubo muchas protestas por posible penalti. Tanto, que el ex del Villarreal, muy mosqueado, entró muy fuerte a Lo Celso y vio la tarjeta roja que ni protestó y se perderá el partido del Villamarín por no saber controlar el temperamento. El descuento, de seis minutos, no sirvió al Milan para empatar y el Betis se lleva tres puntos importantísimos de cara a la posible clasificación para las eliminatorias y sube, de nuevo, la confianza de los béticos que disfrutarán de esta victoria, al menos hasta el domingo cuando ruede el balón en el Coliseum Alfonso Pérez.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.