José Juan Romero, el triunfo del esfuerzo y la constancia

No es fácil hacerse un hueco como profesional en el mundo del fútbol, abrirse paso entre tantos aspirantes a la élite y sortear los obstáculos que te va poniendo la vida.  José Juan Romero y el fútbol van “de la mano”; ya desde muy pequeño “su padre le inculcó la pasión” que a día de hoy tiene por el deporte “rey” en el mundo. Se podría decir que José Juan ha estudiado la carrera del fútbol, pues ha jugado y entrenado en todas las categorías hasta Segunda B. La idea de entrenar surgió como un simple hobby para mantenerse vinculado al fútbol y para que en su pueblo, Gerena, no se perdiera la afición por este deporte, sin tener nunca en la mente la idea de ser entrenador profesional y vivir de ello.

Su historia comienza en su pueblo natal, Gerena, en 2006, en un campo de fútbol de albero. Todos los comienzos son difíciles pero, al final, el resultado merece la pena. Diez años de sacrificio, esfuerzo, constancia le valieron para algo tan difícil como ser “profeta en su tierra”; con todo ello ya se pueden imaginar el potencial del protagonista de esta entrevista. Quizás su forma de ver el fútbol y el ser fiel a su idea desde sus primeros instantes hasta el día de hoy, le han llevado al éxito. Nadie le inculcó su manera de ver el fútbol. La filosofía de José Juan es de fútbol de toque, de arte, de trato fino y elegante al balón, porque da igual que el esférico esté en posesión del delantero, del defensa o del mismísimo portero; desde que empezó tuvo claro a lo que quería jugar y lo que le gusta al futbolista: “Creo que saqué cosas de todos los entrenadores que tuve, pero ninguno hacía lo que a mí realmente me hubiera gustado hacer como jugador. Vas cogiendo cosas que te van gustando de todos los sitios, de todos los entrenadores, de todos los equipos…”. Para José Juan Romero Gil es importante que cada uno tenga su identidad propia y el técnico asegura que “no es de copiar ni de ver a fondo a nadie”. Todas estas ideas se cuecen en el lugar donde fue realizada dicha entrevista, en la Ciudad Deportiva Luis del Sol, más concretamente en el despacho del “míster” (así llaman los futbolistas a José Juan), una habitación acogedora con una pizarra y una única mesa en la que tanto José Juan Romero como su “staff” técnico pasan buena parte de su tiempo preparando los partidos, entrenamientos y leyendo informes. Es en este lugar donde conocen y revisan todos los datos trascendentes para afrontar los compromisos que les va deparando una competición tan complicada como la Tercera División.

 En Gerena consiguió ascender de Segunda Regional a la Tercera División, incluso llegando a disputar el play off de ascenso a Segunda B. Se podría decir que el 23 de febrero de 2016 es una fecha que José Juan no logrará olvidar nunca, día en el que se convertía en entrenador del filial del Real Betis. Para el gerenero trabajar en el club de sus amores es “lo máximo, porque unas de las partes importantes que han marcado en mi vida la felicidad ha sido el Betis, lo que hiciera el Betis cada semana, cada domingo, lo que consiguiera, venir al Benito Villamarín cada domingo a ver a tu equipo. Te ves aquí y cuando no esté, valoraré mucho más esto, algo que no había soñado en ningún momento. Estar aquí es lo más grande”. Entrenar al Betis Deportivo ha sido uno de los mejores regalos que la vida le ha podido dar a José Juan, pero sin duda hay uno mejor y más que su regalo, se podría decir que es su vida: “Mi familia, la que ya tenía cuando llegué al mundo y después la que ha ido naciendo. La guinda, por supuesto, los hijos”. Su vida fuera del mundo del fútbol se centra en ellos: “Una vida normal, estar en mi pueblo, pasear por él, las tardes con los niños y con mis amigos, poco más… No soy una persona que necesite mucho para ser feliz”.

José Juan se define como “una persona bastante clara” y sobre todo lo que le gusta es que se le “tache de buena persona”, para él, “esa es la mejor virtud del ser humano” y es con lo que le gustaría que se quedaran de él siempre. Afirma “no tener miedo ni a la muerte”, está haciendo lo que quiere: “Soy feliz con mi vida y hasta donde llegue”. En el fútbol, tal y como afirma el técnico, hay mucha superstición, sin embargo, él no tiene ninguna manía o creencia rara: “Dentro de nuestro cuerpo técnico hay algunos que son muy supersticiosos, pero yo nunca repito casi nada, lo único me quedo en el vestuario en el calentamiento, no tengo grandes manías”. El gerenero, señala que no cambiaría ninguna de las decisiones que ha tomado en su carrera como profesional, ya que no es “una persona que se arrepienta de las cosas que hace ni de los pasos que ha dado”. Como es sabido, todo profesional en el mundo del fútbol tiene que cargar con las críticas, pero muchos de ellos no saben vivir con ellas. No toda la gente reacciona igual cuando las reciben, al fin y al cabo el motivo de que las críticas afecten no es más que un problema de inseguridad en la propia persona; en ese aspecto José Juan Romero se muestra seguro de sí mismo, pues afirma que “las críticas son siempre buenas, tanto las constructivas, las que te atizan, las que te halagan…”, según el técnico sevillano “hay que cogerlas en su justa medida y de todas se pueden sacar conclusiones”.

A pesar de todo lo logrado en estos casi trece años de carrera como entrenador desde que empezara en Gerena, José Juan cree “que su mejor momento no ha llegado aún”, sin embargo contando lo conseguido hasta el día de hoy, para el técnico “el mejor y el peor momento lo vivió el mismo día”, todo se redujo a aquel ascenso con el Gerena en la Pobla de Mafumet: “Se tocó el cielo y después no pudo ser por un fatídico penalti, pero lo que se vivió, lo que aquello significó para tu pueblo, para tu casa y para todos, nunca se olvidará. Aquel día resume lo mejor y también la cara negativa del fútbol. Con el tiempo, aquello será recordado como lo mejor incluso más que como lo peor”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.