betisrealsociedad

CRÓNICA | Real Betis 0-0 Real Sociedad: Rulli le niega el gol y la victoria a los locales

Regalos y carbón. Real Betis y Real Sociedad llegaban al duelo de ida de los octavos de final de la Copa del Rey tras conseguir dos resultados bien distintos en sus respectivos compromisos ligueros del primer fin de semana del año. Mientras que el cuadro de Quique Setién vio como, sorprendentemente, el colista de Primera División le remontaba el partido para alzarse con sus primeros tres puntos de la temporada como local, el conjunto txuri-urdin vencía por 0-2 al vigente campeón de Europa en el Santiago Bernabéu. Sensaciones totalmente opuestas en la previa de un partido que prometía ser igualado.

Muchas eran las rotaciones que llevaban a cabo ambos técnicos. En el caso del club de la Palmera, el míster cántabro daba un giro, incluso, al esquema. Cuatro defensas y muchos centrocampistas saldrían de inicio por parte de los verdiblancos. Volvían a la titularidad jugadores como Antonio Barragán, Andrés Guardado o Joaquín Sánchez. Por su parte, Imanol Alguacil daría entrada al canterano Sangalli, primer partido del donostiarra tras recuperarse del ictus sufrido. Diego Llorente, Mikel Oyarzabal y David Zurutuza, fijos en el esquema de la Real Sociedad, repetirían con respecto al último partido de LaLiga.

El palo de Joaquín y poco más

Mucho balón para el Real Betis en los primeros compases de partido. Pero sin generar peligro. La Real Sociedad, presionando alto a la hora de sacar Joel Robles de portería y cuando los verdiblancos combinaban en el centro del campo, estaba llevando a cabo su plan a la perfección. Fruto de ello habían, primero, conseguido robarle la posesión al cuadro de la Palmera, y además, aproximarse por primera vez con peligro sobre la meta defendida por Joel. Finalmente, un providencial Mandi taponó el disparo realista. Pasado el primer cuarto de hora de partido, ninguno de los dos equipos había conseguido hacerse dueño del partido. Ninguno había impuesto su juego. Se sucedían los errores en la salida de balón por parte de ambos conjuntos, en parte propiciados, en el caso de los donostiarras, por la elevada presión que también estaba realizando el equipo de Quique Setién. Las continuas galopadas de Joaquín por banda izquierda, así como las diagonales de Lo Celso hacia el interior desde el costado contrario, empezaban a ser un quebradero de cabeza para la defensa de la Real Sociedad.

Ahora sí, el partido parecía tener dueño. Y ahora sí, el Real Betis lograba llegar con verdadero peligro sobre la portería visitante. Una gran combinación entre Joaquín y Canales, a la que le faltó el disparo final del ex realista, acabó en un gran disparo desde la frontal del capitán, el cual se estrelló en el larguero. Sanabria luchó en el aire con Rulli por el rechace pero el árbitro terminó señalando la falta del paraguayo. Los verdiblancos mantenían la misma intensidad en su presión. Lo que sí parecía cambiar, por momentos, era la ubicación de los jugadores locales sobre el césped del Benito Villamarín. Mientras que a la hora de atacar Joaquín caía al medio y Francis subía la banda como lateral, en defensa era el ‘2’ bético quien ejercía de tercer central, siendo el capitán el que ocupaba las posiciones de carrilero zurdo. A falta de 5 minutos para el final de los primeros 45 minutos lo que se sucedían sobre el terreno de juego eran las faltas. Tanto el conjunto de las trece barras como la Real Sociedad no estaban dando demasiada continuidad al juego.

El Real Betis mereció más

La segunda mitad comenzó movida, con ritmo. Imanol Alguacil, que introdujo en el descanso a Mikel Merino, vería como Rulli repelía un disparo de Lo Celso desde el interior del área. Primera, y con peligro, para los verdiblancos en la segunda mitad. Las llegadas del Real Betis, aunque sin poner en demasiados apuros al meta argentino de la Real Sociedad, se sucedían. Barragán y Joaquín, por las bandas, seguían haciendo mucho daño a la zaga rival. Mientras, las posesiones del cuadro txuri-urdin, cortas e intrascendentes, no le permitían llegar más allá de tres cuartos de campo. Llegada la hora de partido tendría lugar otro acercamiento peligroso, más si cabe, para el Real Betis. Mismos protagonistas, mismo desenlace. Tras una gran intervención de Bartra en defensa al cortar una contra llevada por Juanmi, el disparo del ’21’ bético se encontró nuevamente con la manopla del arquero visitante. Lo estaba intentando el conjunto de Quique Setién.

En búsqueda del desborde que parecía haber perdido el conjunto local por la izquierda, el técnico verdiblanco daría entrada a Tello en lugar del centrocampista mexicano. El ex del FC Barcelona acompañaría a Francis en el costado zurdo, mientras que el ’17’ pasaría a la derecha. El equipo de Heliópolis había perdido también el dominio adquirido durante el primer tramo de la segunda mitad. Ahora el balón era de los donostiarras. Las llegadas, también. El pie de de Joel, en el mano a mano, evitó el tanto de Juanmi a falta de 15 minutos para el final de los 90 minutos reglamentarios. El equipo de Imanol Alguacil estaba aprovechando las imprecisiones en el pase de los locales para salir rápido a la contra, haciendo uso de la velocidad de Juanmi y Oyarzabal. El Real Betis, en apuros. Y cuando conseguía salir de ellos terminaba encontrándose con el de siempre: Gerónimo Rulli. Loren Morón, que había entrado en lugar de Sanabria, recibió un balón de Lo Celso tras un espectacular pase pero no logró deshacerse del meta argentino en el regate y perdió la oportunidad de anotar. El encuentro, a falta de 5′ para el final y desde hacía varios minutos atrás, se había convertido en un correcalles y una batalla campal en la medular. Con la última jugada de peligro para los visitantes, Jaime Latre señaló el término del encuentro. La eliminatoria se decidirá en Anoeta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.