CRÓNICA| Real Betis 1-2 Real Madrid: Si no lo quieres celebrar, no la tires

Un gol de Dani Ceballos en el 88 decide un partido que el Betis había empatado en la segunda parte y cuando más merecía el segundo.

Hay quién dice que el destino estaba escrito. Que un jugador que vuelve a casa y entra al campo bajo una lluvia de pitos y de insultos va a tener ganas de devolverla, y mira si lo hizo. Ceballos se atrevió a tirar una falta en el 88 que acabó dentro, botando y por el palo del portero. Demasiado castigo para un Betis que, al final, mereció algo más.

Mucho miedo en el Betis durante gran parte de la primera mitad, sobre todo después del gol de Modric a los 13 minutos. Los de Setién experimentaron de nuevo el esquema con dos centrales y les pasó factura. Las peligrosas contras madridistas y la presión arriba sacaron de quicio a un Betis nervioso con la pelota en los pies, algo que no estamos acostumbrados a ver. Para colmo, apenas inquietó a Keylor Navas durante la primera parte, salvo por un disparo desde la frontal de Canales rozando el descanso. El colegiado Hernández Hernández tampoco ayudó, pues sus decisiones mosquearon mucho a la parroquia verdiblanca y afectaron a los jugadores, que veían como unas faltas lo eran y otras no. Demérito de un Betis que tenía la posesión descaradamente, pero sin saber que hacer con ella. Rondando y rondando el área blanca, pero cada pérdida de pelota o jugada no finalizada provocaba una contra peligrosa del Real Madrid, que a punto estuvo de anotar el segundo, pero Valverde no manejó bien los nervios cuando se marchaba solo ante Pau y Barragán terminó por arrebatarle la pelota en el área. El Betis espabiló cuando se le acababa el tiempo a la primera parte y se acercó más al área, pero sin asustar a los visitantes que tenían el partido en su mano y estaba demasiado cómodos sobre el césped.

En la segunda parte el guion fue parecido al inicio, pero el Real Madrid fue perdiendo presencia arriba por el cambio de Benzemá por Cristo, lesionado por una mala caída. El Betis hacía a la perfección el primer plan: meter a los blancos en su área y controlar los contragolpes, donde solo Vinicius generaba algo de peligro; pero muy mal el segundo, que era crear peligro. Solo Canales disparó a puerta casi al inicio de la segunda mitad, pero Keylor atrapo abajo. El Betis fue poco a poco creciendo el partido, sobre todo con la entrada de Tello por Francis. Y con polémica tuvo que llegar el gol, en una jugada que acaba en pase filtrado a Canales que bate a Keylor en el mano a mano. Eso sí, demasiado pronto levantó la bandera el juez de línea, que obligó al árbitro a pitar y esperar a la decisión del VAR. Menos mal que la pelota entró pronto, si no, anula la jugada.

El Betis por fin metía miedo a su rival después de una hora de partido, pero también sirvió para espabilar a un Real Madrid que sacó las ganas que le faltaron en otras jornadas, y por momentos le quitó la pelota al Betis. Setién metió a Boudebouz y a Loren, pero apenas tuvieron incidencia en el juego de su equipo. El partido se igualó demasiado después de muy buenos minutos de un Betis que mereció que algún centro de Barragán fuera rematado al menos a puerta y obligara al portero costarricense a esmerarse. Pero tan igualado estaba todo que una contra del Madrid acabó en la obligada falta de Carvalho y con el consecuente gol de Ceballos. No lo celebró. Al menos tuvo la decencia de pedir perdón, aunque a saber a quién, porque los 54.000 espectadores del Villamarín se estaban acordando de toda Utrera.

Derrota inmerecida de un Betis que, al menos en la segunda parte, mereció el empate. Se queda fuera de los puestos de Europa y cierra la primera vuelta con 26 puntos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.