OPINIÓN| Yo quiero un Betis sin Setién

22:35 de la noche. El colegiado Hernández Hernández pita el final del partido. Hay resignación en la grada, pero también enfado, aunque sobre todo alimentado por el autor del gol postrero que significó la derrota. Hay pitos, pero sin un objetivo claro: Ceballos, Setién, los jugadores, el árbitro… El himno del Centenario suena por la megafonía, la gente comienza a desfilar por los vomitorios, algunos rezagados esperan a que todo se despeje. A tres filas de los pupitres de prensa, un hombre de mediana edad comienza a cantar: Yo quiero un Betis sin Setién, yo quiero un Betis sin Setién. Algunos le miran, sus hijos no saben si reir o llorar. Un Betis sin Setién.

Por que todos sabemos que Quique Setién es ese entrenador que tiene a un equipo vagando por los campos de La Liga, eliminado de la Copa del Rey y sin haber sido capaz de clasificarse siquiera para los 1/16 de la Europa League. El AC Milan y el Olympiacos, dos históricos, han sido demasiado fuertes para un equipo que se clasificó para Europa en la última jornada y de milagro, muy lejos del eterno rival, lanzado a por la Champions. Setién es ese entrenador que no sabe a lo que juega, que va tocando y tocando el esquema a la espera de que suene la flauta, de tocar el botón exacto que haga que su equipo gane. Sin preparar los partidos, sin personalidad ni capacidad para remontar y darle la vuelta a los encuentros que se ponen cuesta arriba. Y es que ese hombre tiene razón. No se puede permitir que siga en un club un entrenador que tiene a su equipo coqueteando con el descenso, muy lejos de Europa, con lo barata que está esta temporada, que incluso la Champions es factible. No voy a decir que deberíamos estar los 3º, pero con estar a 5 o 6 puntos de la Champions me conformaría. El estilo Setién dicen algunos, ¿Qué estilo? ¿El que hace que jugadores de la talla de Canales, Lo Celso, William Carvalho, Pau López o Bartra quieran venir a jugar aquí? Eso no vale de nada. Lo importante es ganar como sea, como si es injustamente, jugar bien no vale. Con Pepe Mel si que jugábamos bien. O con Poyet. Ese al menos tuvo razón en no poner a Dani Ceballos, por que para como nos traicionó después… ¿Y de que sirve que la amplia mayoría de periodistas deportivos alaben nuestro fútbol? ¿Y que en el Camp Nou, donde llevan años y años con un estilo envidiable hablen maravillas de nosotros? Eso seguro que es pura suerte. O eso, o no saben tanto de fútbol como hacen saber.

Pues nada. Sigamos así. Lapidando al único entrenador en una década que ha sabido implantar un estilo de juego que gusta a todo el mundo, que atrae a magníficos jugadores y que tiene al Real Betis, sí, al Betis, al nuestro, peleando por segunda temporada consecutiva por entrar en la Europa, sin perder un solo derbi y vivos en tres competiciones. Viniendo de donde venimos, no se olvide. Pero nada. Me subiré yo también a la moda del carro de llevar la razón sí o sí. El fútbol ficción, por suerte o por desgracia, se queda solo en ficción, pero ya me gustaría a mi saber donde estaríamos si en aquel junio de 2017 no llega a venir Setién.

Un comentario sobre “OPINIÓN| Yo quiero un Betis sin Setién

  • el 6 abril, 2019 a las 12:35
    Permalink

    Creo que es el artífice de que el Betis haya subido un escalón, pero hace falta algo de más calidad. También no sé puede estar pitando desde la jornada 10 es ilógico.

    Respuesta

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.