betis-valencia-cronica-copa

CONTRACRÓNICA| Demasiado bonito para que fuera verdad

Ida de las semifinales coperas en un Benito Villamarín lleno hasta rebosar, que fue una caldera los 90´de juego, los cuales no aprovechó el equipo de Setién para dejar encarrilada la eliminatoria.

Atrevido planteamiento inicial del Betis con Joaquín actuando de carrilero durante todo el encuentro y una línea de tres centrales rápida en las transiciones ataque-defensa, para contrarrestar el arma más poderosa del Valencia C.F: el contraataque. Centro del campo para William Carvalho, que volvía tras lesión, con Guardado y Canales como volantes, y Lo Celso en la mediapunta detrás de Loren. El Valencia dispuso de un 4-4-2 con dos laterales muy rápidos como Gayá y Piccini, Soler y Chéryshev en bandas y Rodrigo y Santi Mina en ataque. Parejo y Coquelin aguantando el centro del campo con la consigna de recuperar y salir rápido al contragolpe para generar peligro. Y vaya si crearon peligro en las contras, ya que los dos goles del conjunto ché vinieron tras recuperaciones de balón en zona de creación bética. Lástima la lesión de Bartra, que tuvo que abandonar el terreno de juego por lesión a los 10 minutos de encuentro por Javi García. Perdió rapidez la defensa del Betis, aunque ganó en salida de balón y juego aéreo.

Realmente vivimos un autentico partidazo de dos equipos muy bien trabajados, cada unos con un estilo completamente diferente, y cada equipo aprovechando sus propias armas. El Betis hizo gala de la creación de juego mediante la posesión y del balón parado, y el Valencia del contragolpe. La lástima para los verdiblancos fue que con 2-0 en el marcador, no supieron contener la presión en el centro del campo que sometía el Valencia, gracias al “refresco” en los cambios de Marcelino, dando entrada a Kondogbia en el centro del campo y Gameiro en la delantera. Setién no estuvo demasiado acertado en las sustituciones, aunque si bien es cierto, dos de ellas los tuvo que hacer por necesidad, Bartra por lesión y Junior por cansancio.

Quizás se demandaba un jugador como Sergio León, constantemente al borde de la línea de los centrales, a la espera del fallo de la defensa, y con gran labor en la entrega y la presión, pero en la idea del míster predominó el dominio del esférico en el centro del campo. Es fácil escribir a toro pasado, tan fácil como impredecible el resultado de lo sucedido. Hay que tener claro que quedan 90 minutos por jugarse de estas semifinales y el Betis ya consiguió ganar en campos de mayor enjundia que Mestalla. Todo por decidir para la vuelta el 28 de febrero a las 21 horas, pero ahora, toca centrarse en la Liga.

 

Alejandro Fernández Franco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.