GRAF4364. SEVILLA, 31/08/2019.- El delantero del Real Betis Lorenzo Morón (i) celebra su gol, el primer gol de su equipo ante el CD Leganés, durante el partido correspondiente a la tercera jornada de LaLiga Santander que se disputa hoy sábado en el estadio Benito Villamarín, en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal.

GRAF4364. SEVILLA, 31/08/2019.- El delantero del Real Betis Lorenzo Morón (i) celebra su gol, el primer gol de su equipo ante el CD Leganés, durante el partido correspondiente a la tercera jornada de LaLiga Santander que se disputa hoy sábado en el estadio Benito Villamarín, en Sevilla. EFE/José Manuel Vidal.

CRÓNICA| Real Betis 2-1 CD Leganés: Ésto sí se parece a querer ganar partidos

Si algo se parece a querer ganar un partido es lo que ha hecho el Real Betis esta noche en el Benito Villamarín. Los de Rubi fueron de menos a más durante todo el encuentro, supieron sobreponerse a un gol del CD Leganés que no daba justicia a lo que se estaba viendo sobre el césped y logra la primera victoria de la temporada. Una victoria de garra y lucha. Aunque a punto estuvo de liarla en varios momentos de la segunda parte, cuando el Lega acarició el gol en momentos puntuales. Los seis minutos de descuento fueron un suplicio para propios y ajenos. Años de vida se han perdido esta noche.

Y eso que el Betis salió de aquella manera al partido. Muy contemplativo, esperando a ver qué pasaba. El Lega por momentos apretaba en la presión, el Betis lograba salir pero al llegar el centro del campo se le apagaba la luz. Canales y Fekir estaba muy lejos del juego y apostar por los laterales a modo de carrilero no ayudaba. Poco a poco y a golpe de posesión, el Betis fue dominando a un Leganés que, con cada vez menos oportunidades y cada vez más lejos del área de Joel Robles, fue reculando y metiéndose en su campo. La pelota estaba cada vez más cerca del área de Cuellar y eso animó a la grada, una vez más, tesoro inmaterial de un Betis que debe aprovechar eso en cada partido de casa. Eso sí. Momentos de nervios y amago de pitada hubo cuando la pelota, tras pasar por Joel, Mandi, Sidnei y Mandi de nuevo no parecía llevar a nada.

La primera parte acabó con los mejores minutos del Betis. Un cabezazo al palo de Mandi en el remate de un córner y otro palo de Joaquín tras disparar directa una falta, aunque se pidió córner. Córner que no se concedió en la última jugada de la primera mitad, lo que provocó el enfado del respetable con el colegiado: Cuadra Fernández, que no tuvo uno de sus mejores días. Demasiado permisivo con el juego del Leganés, que lo tenía claro a la hora de cortar con falta las salidas rápidas de atrás de un Betis que se fue al descanso habiendo merecido el caramelo del gol.

Pero las cosas del fútbol y la mala suerte que se volvió a posar sobre el tejado del Villamarín. A los cinco minutos de la segunda parte, una jugada caótica dentro del área del Betis acaba en un disparo que Joel repele y el rebote le cae a Braithwaite y la empuja dentro. Se protestó una posible falta pero el VAR  no intervino. Tras ese gol, las alas de la mala fortuna se elevaron al cielo y el Betis tuvo esa pizca de suerte que siempre se debe de tener. Una bonita jugada de pausa y confianza del equipo de Rubi acaba en un pase al área de William Carvalho que Loren remata con dificultad en área pequeña. El Betis empataba pronto y había partido nuevo. Rubi se vio obligado a mover el banquillo por la lesión de Sidnei, uno de los mejores del partido, para dar entrada a Bartra. A la hora de partido y con el  Betis volcado a por el segundo, es Fekir quién aprovecha un pase al área de Canales tras recibirlo éste de Joaquín. Justicia, por fin, en el marcador del Villamarín.

El gol despertó a un Leganés que fue con todo a por el empate y casi estuvo a punto de conseguirlo en algunas jugadas aisladas, sobre todo en jugadas a balón parado y centro al área que hacían sufrir a los centrales del Betis y a la afición como daño colateral. Minutos de sufrimiento de los que el Betis supo salir e ir en busca del tercero. Rubi dio entrada a Borja Iglesias para que, junto a Loren, cazara alguna contra y casi lo hace en un disparo medido y ajustado que da en el palo y en vez de entrar, se marcha sobre la línea. El Betis supo jugar con el tiempo, provocando el enfado del Leganés y su entrenador, tan habituales de eso de las pérdidas de tiempo, y con sufrimiento, como parecen ser las cosas por este barrio, los de Heliópolis se llevan los tres primeros puntos de la temporada en un partido de oficio y calidad. Dos cosas clave para sumar puntos en esta Liga tan igualada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.