william-carvalho

La ley FIFA que obliga a los clubes a liberar jugadores a sus selecciones aunque estén lesionados

La última polémica que ha saltado en el Real Betis ha sido la convocatoria de William Carvalho con la selección de Portugal pese a estar lesionado y haberse perdido el último encuentro liguero del conjunto verdiblanco ante la SD Eibar. El club informó el pasado sábado que William padecía una lesión de grado I en el soleo de su pierna derecha, motivo por el cual no había entrado finalmente en la convocatoria última para disputar el encuentro ante el Eibar. La polémica ha saltado cuando la Selección de Portugal lo ha convocado para los partidos que se disputan en el presente parón de selecciones, algo que ha desatado todo tipo de teorías sobre la fuerza institucional del club y de la profesionalidad del jugador, cuando la realidad es que existe una ley Fifa que obliga a los clubes a liberar a sus jugadores si han sido convocados por sus selecciones, estén lesionados o no.

Se trata del Anexo I del Reglamento sobre el Estatuto y la Transferencia de Jugadores, en el que se detallan todos los puntos y condiciones para que un club libere a jugadores convocados por sus selecciones. Liberación que es obligatoria, aunque con algunos matices. Por ejemplo, la liberación de jugadores es obligatoria si la asociación en cuestión les convoca, obligándose por regla general el jugador a responder afirmativamente a la convocatoria. El articulo 1 prohíbe además cualquier acuerdo divergente entre las partes, lo que en la práctica supone una prohibición de incluir en el contrato laboral una cláusula que prohíba al jugador acudir a la llamada con su selección. Por otro lado, existen una serie de condiciones que anulan esa obligatoriedad como decimos. Sólo es obligatoria para aquellos partidos que figuren en el calendario internacional publicado por FIFA, siendo este periodo de 9 días, no pudiendo disputar más de dos partidos, regresar en un plazo de 24h después del último partido (48h si se trata de otra confederación) y sin recibir ningún tipo de compensación económica. Por otra parte, la liberación de jugadores es obligatoria en selecciones absolutas, mientras que no lo es en categorías inferiores.

En cuanto a los lesionados, este anexo I del Reglamento explica que se se eximirá de liberar a aquellos jugadores que estén lesionados, aunque la selección en cuestión podrá solicitar realizar un examen médico por un especialista designado por la propia asociación, que es lo que ha ocurrido en el caso de William Carvalho. El jugador, pese a estar lesionado, ha sido convocado para realizarle los propios médicos lusos su examen médico, realizado en estos días hasta que se ha demostrado que no está para jugar y ha regresado a Sevilla.

Se trata de un procedimiento que ocurre en el mundo del fútbol centenares de veces en cada convocatoria internacional, por lo que las selecciones están en su completo derecho de “no fiarse” de los partes médicos de los clubes, que miran por sus intereses, y realizar ellos mismos pruebas médicas que certifiquen si de verdad puede o no jugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.