e_061107-212043

EDITORIAL| Acuérdense del 92

Ya no hay más tutía. A partir de ahora cada vez que alguien diga aquella frase anclada para la posteridad de los anales del Real Betis, “Acuérdense del 92”, nos acordaremos, claro está, pero para recordar que nunca más el Betis como club y como institución debe estar regido por el capricho y la soberbia de un magnate, sea quien sea y de donde sea, de la calle Jabugo o de Qatar.

Ya había indicios y era un secreto a voces, pero en el día de ayer se confirmó que Manuel Ruíz de Lopera jamás pagó lo que dijo que pagó en 1992 y gobernó el club hasta 2010 sin haber puesto una sola peseta (y luego euros) para ejercer tal cargo como accionista mayoritario y luego presidente. Un mazazo para los que todavía a día de hoy aplauden la gestión del exmandatario, excusándose en la maquiavélica forma de ver las cosas: el fin justifica los medios. Un fin que sí, se resume en una Copa del Rey y haber jugado la Champions en su día, pero que sin duda son títulos menores para el crecimiento que espera el club de un tiempo a esta parte, aumentando el nivel de la plantilla, su valor y las expectativas, aunque la pelotita siga siendo igual de caprichosa como siempre o más. Los designios posteriores a aquella Copa y la clasificación para la Champions son conocidos por todos y jamás deberíamos olvidarlos. El Betis tocó techo la noche en la que ganó al Chelsea en el Villamarín, un techo que debería quedarse bajo para el club en un futuro a corto y medio plazo.

Acuérdense del 92. Lopera nos dejó frases lapidarias, declaraciones que desencajaban la mandíbula, situaciones que aun hoy nos hacen reir y momentos para el recuerdo. Pero ya está. Larga vida a uno de los mayores personajes que ha dado la ciudad, pero atrás quede junto al fútbol que vivíamos por aquel entonces: Sin VAR, con peleas, sin tikitaka… Dejen paso al futuro, donde el Betis debe hacerse hueco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.