Síguenos en redes

Busca lo que quieras

Partidos

Este Betis quiere Europa (1-2)

Hay Liga. El Betis pone patas arriba la pelea por Europa y con su victoria ante el Villarreal CF en La Cerámica se apunta a un baile que parecía exclusivo para los amarillos y la Real Sociedad. Un gol de Fekir antes del descanso y otro de Emerson al regreso de los vestuarios ponía el partido muy de cara. Y más pudo estarlo si Gil Manzano no se hubiera empeñado en meter a los de Emery en el partido.

El Betis da un golpe sobre la mesa en un partido de esos que dicen que ganan ligas. No fue un partido brillante, ni mucho menos será guardado en la hemeroteca, pero ha sido una de esas victorias que gustan a los analistas y a los entrenadores. Oficio, garra e inteligencia, algo que ha venido a Heliópolis de la mano de Manuel Pellegrini. El partido comenzó como se esperaba: ambos equipos pugnaban por tener la posesión, pero era el Betis quién no le importaba esperar atrás muy ordenado y tapando muy bien los espacios, algo que ha venido gracias a las incursiones en el once titular de jugadores como Ruibal o Lainez, aunque éste no estaba hoy. Guido y Guardado fueron dos perros de presa en el mediocentro y ellos solos se comieron a Parejo, muy solo en la creación. Pese a jugar con dos delanteros, ni Paco Alcacer ni Gerard Moreno la olieron en toda la primera mitad.

Tampoco Canales. El cántabro – tirado hoy en banda – era una isla y estaba muy lejos de la acción. El que se echó el equipo a la espalda fue Fekir. El francés era la punta de lanza en la presión y la primera ayuda a los compañeros cuando el equipo era capaz de parar el tiempo y tener la posesión. Suyo fue el gol que puso por delante a los verdiblancos cuando la bocina ya anunciaba el final de la primera parte. Saque de banda rápido de Miranda buscando a Loren, peina Albiol y se la regala al francés, que solo tiene que acercarse al área, cuerpear con Pau Torres y volverlo loco en el recorte para fusilar a Asenjo con un derechazo ajustado al palo largo. Golazo de Fekir, jugada de quilates y 0-1 para irse al descanso.

Tras la reanudación, el Villarreal fue un flan. Salió con otro aire intentado dejar atrás el ritmo lento de la primera parte y eso le costó el partido. El Betis fue un tiburón oliendo la sangre de un rival aturdido y fallón por sus propias precipitaciones. Guardado a punto estuvo de meter el segundo en una jugada vertical que acaba con Asenjo mandándola a córner. De ese córner llegaría el gol de Emerson. Saque en corto, Canales la templa al corazón del área y Emerson se adelanta a todos para colarla dentro. Gol de mérito de un Betis que no se vino atrás y fue a por más. El tercero pudo y debió haber caído. El Villarreal estaba KO y era una feria cada vez que perdía la pelota en la creación. Los de Pellegrini debieron haber matado el partido visto como acabó todo.

Una vez que el Villarreal se sacó los nervios de encima y Emery revolucionó el equipo con tres cambios de una tacada, llegaría el show de Gil Manzano. Superada la hora de partido, remate de Alcacer dentro del área que quiere ceder para un compañero, Mandi despeja y los dos jugadores locales se quedan pidiendo una mano que a priori podría parecer inexistente. La jugada termina y el colegiado se queda esperando una revisión desde el VAR. Cinco minutos después, Gil Manzano va al monitor y toda la presión estaba sobre uno de los peores árbitros de la categoría que muy difícilmente iba a dejar jugar. En la repetición, imposible determinar si ese balón toca en el brazo o no de Emerson. Imposible verlo. A Gil Manzano le faltó valentía para no pitar nada y decretó un penalti que incluso al final del partido Emerson seguía pidiendo explicaciones y el árbitro explicándole lo que solo él había visto. Gerard Moreno lo transformó y el árbitro metió a un Villarreal moribundo en el partido.

Y solo él. Ni Parejo, ni Gerard, ni Moi Gómez ni Bacca hicieron nada por ganar esta noche. Solo el colegiado, que demostrando su poca valía, comenzó a compensar al Betis con faltas dudosas y no pitando otras a favor de los locales. El Betis se mantuvo en el partido con garra y sacrificio defensivo. Sidnei tuvo que entrar por Víctor Ruiz en el 78 y posteriormente William Carvalho y Montoya para ganar empaque y sacrificando a Loren. El Betis, como ante el Athletic, jugó sin delanteros más de 15 minutos.

Pero sufrir, no sufrió. Joel Robles dio una clase magistral de confianza y seguridad atrapando todos los balones colgados al área y el partido tuvo su parte de polémica final cuando el árbitro pita una falta de Miranda sobre Jaume Costa cuando ambos iban a por el balón. La pelota queda muerta y acaba en disparo que entra, pero el árbitro ya había pitado la falta pese a las protestas de los amarillos. Quizás Gil Manzano quiso regalarle al Betis esa falta que acabaría pasando muy por encima del larguero antes de dar la ley de la ventaja.

Tres puntos de oro para un Betis que se sube al carro de Europa y ya aspira a jugar competición europea la próxima temporada si mantiene esta buena dinámica. La próxima semana, otra prueba de fuego ante un Getafe en horas bajas pero autodeterminándose como el gran perjudicado del futbol español.

Escrito por

Director y cronista de Onda Bética.

Comentarios
Podcast Estilo Betis de Onda Bética

Facebook

Más noticias

Noticias

El mediocentro del Real Betis, William Carvalho, viajará en los próximos días a Lisboa para cerrar su traspaso al Benfica. Ambos clubes están a...

Noticias

El Real Betis ha recibido en los últimos días una oferta formal por William Carvalho por parte del Benfica, como ha podido conocer OndaBética....

Opinión

Buenos días para quien los tenga, Ángel. El otro día fui más conciliador. Por la entidad a la que represento cuando le doy a...

Opinión

Se ha consumado. Hoy no se puede decir otra cosa que el Betis no sea suyo y de su socio José Miguel López Catalán....