Síguenos en redes

Busca lo que quieras

Opinión

Hagan sus apuestas, la mía Marcelino

No se piense el lector que dicho artículo está recién escrito. Lleva el Betis dejando malas sensaciones durante toda la temporada, y si además no acompaña el sumatorio de puntos en la clasificación, es normal que surjan nombres para sustituir al que era hasta hace una semana el entrenador del Betis, Joan Francesc Ferrer Sicilia “Rubi”.

Nadie duda de haber realizado todo lo posible porque el Betis funcione en cuanto a una nueva visión de juego donde la posesión y el estilo de toque se combine con llegadas rápidas por los volantes del centro del campo y por las bandas, para surtir a los puntas y a los jugadores de calidad en segunda llegada de aciertos de cara a gol. No se puede decir que le falte calidad a este Betis en cuanto a plantilla, pero de lo que sí que estamos de acuerdo es que le falta rendimiento.

Ya se ha dado cuenta Alexis que la faceta defensiva sigue siendo un gran lunar que no casa con el estilo de juego ofrecido por el conjunto heliopolitano en las últimas tres temporadas. Demasiados goles encajados para alcanzar cotas altas, ya no solo en La Liga, sino además en competiciones como la Copa del Rey o la temporada pasada con la Europa League. Le falta a este Betis ser un conjunto más serio en labores defensivas, que trabaje el repliegue defensivo, las ayudas, los desdoblamientos y los marcajes, a fin de cuentas, un conjunto rocoso que sea difícil de batir. Y además de todo ello que sea directo a cara portería rival, no sin dejar de lado un juego de toque que no necesariamente utilice el recurso del “pase atrás” o los pases horizontales “entre centrales”.

Escucho y leo en diferentes medios que contar con para la temporada que viene Marcelino sería cambiar completamente de estilo y dejar de un lado la posesión. Cierto es que todos los entrenadores deben adaptarse a la plantilla con la que les toca entrenar de primeras, y con el paso de los meses o temporadas, requerir de jugadores “del gusto del entrenador” para que la plantilla quede lo más reforzada posible a sus ojos.

Entiendo que la idea si fuese traer para la campaña que viene al entrenador asturiano sería más que nada para trabajar la defensa de un equipo cuyos jugadores defensivos tienen bastante cartel. No estoy en absoluto de acuerdo que Marcelino sea un entrenador defensivo. Tenemos varios ejemplos que hacen que sus equipos sean bastante rocosos en defensa y que sin embargo sepan jugar bien al futbol. Y, sobre todo, que sea competitivo y genere resultados beneficiosos para la entidad.

Recuerdo aquel Recreativo de Huelva que logró subir a primera y lograr la salvación en su primer año quedando 8º en liga. Equipo de fútbol alegre con jugadores como Cazorla, Viqueira, Uche o Sinama Pongolle. Otro buen ejemplo sería el Racing de Santander, con el que logró evitar el descenso a segunda división.

En la carrera de Marcelino podemos ver un antes y un después en cuanto a su perfil de entrenador. Si bien es cierto que es un entrenador que suele elegir ante todo un proyecto con sus propios mimbres y dejando constancia de sus preferencias desde el minuto uno, y en el cual él se muestra muy inflexible (a veces demasiado) a la hora de valorar opciones que no son de su gusto. Logró 3 ascensos a 1ª división, pero como venía comentando, el que consiguió con el Villarreal C.F. fue el que constató que el entrenador asturiano implicaba a sus equipos un gen competitivo y una búsqueda absoluta de ganar partidos ante todo.

Llevó al conjunto castellonense a la élite del futbol español y europeo siendo un equipo más vistoso que defensivo en su juego, alcanzando cotas altas en cuanto a la clasificación en las respectivas competiciones. Salió de nuevo a reducir su carácter y forma de ser clara en cuanto a su manejo del barco ya que las discrepancias con el presidente de la entidad, Fernando Roig, le hicieron abandonar el Villarreal por el Valencia, con el que cambió el estilo de juego visto en sus anteriores equipos y formó un equipo bastante rocoso que sabia a lo que jugaba ya que se plantaba en campo rival en pocos toques, con jugadores que salían a correr tanto por las bandas como en zonas atacantes, realizando una transición ofensiva muy peligrosa para el rival que dio bastante resultado en las dos temporadas que estuvo en el conjunto ché, obteniendo dos clasificaciones para la Champions League y ganado aquella Copa del Rey disputada en el Benito Villamarín, ante todo pronóstico, al F.C. Barcelona, que tanto anhelo supuso a los seguidores béticos.

Curiosamente solo hay un equipo donde el bueno de Marcelino García Toral no triunfó a pesar de tenerlas todas consigo, puesto que llego a un club donde fue fichado por un director deportivo que apostó por él, y que le armó un equipo con futbolistas de buena calidad y del gusto del entrenador, para pelear por cotas altas tanto en La Liga como en Europa, ese equipo fue el Sevilla F.C.

¿Quién sabe si el destino es caprichoso?

Comentarios
Podcast Estilo Betis de Onda Bética

Facebook

Más noticias

Partidos

Muchas veces se cae en el repetido error de pensar que el deporte, el fútbol en este caso, es cuestión de táctica o de...

Firmas

La sangre empieza a correr y muchos la huelen, tratando de biripendiar al que lleva el mensaje

Opinión

Excusatio non petita accusatio manifesta se suele decir en estos casos, y nada más lejos de la realidad, pero vivimos en una sociedad de...

Firmas

Desde tiempos inmemoriales  son muchos los que han afirmado que el Real Betis Balompié es, nada más y nada menos, una filosofía de vida,...